Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Exterior de una ermita, Un ermitaño en su huerta. se sentaba en él cuando iba á ver á los ermitaños, á quienes profesaba mucho cariño. En las cumbres d e la sierra cordobesa, d o m inando la llanura matizada que cruza el Guadalquivir, á orillas del cual descansa al peso de sus glorias la ciudad de los califas, las ermitas son venerado relicario de aquellas huertas, que son paraísos. El poeta Grilo las popularizó en los mejores versos suyos: Hay de la alegTe sierra sobre las lomas unas casitas blancas como palomas... Sí; las ermitas son, indudablemente, el s i t i o más notable q u e hay en todo el término de Córdoba Son, además, el sitio más frecuentado, y merecen serlo. constituidas por un cer cado pequeño con puerta, torno y campana, y dentro un reducido edificio con dos departamentos, uno para el lecho y otro para el trabajo. Varias d e estas casitas tienen sobre sus puertas, además de la calavera y l o s huesos cruzados que e n todas hay, inscripciones q u e recuerdan haber vivido allí algunos herma n o s notables. Desde todo el Desierto se descubre el más lindo panorama, y especialmente desde un terrado formado sobre un peñón saliente, e n el cual se eleva una cruz grande d e piedra; a 1 lado de ésta hay un sillón, costeado p o r e l obispo Sr. Trevilla, que