Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cúrtese porfía raya. QUIEN BIEN TIENE Y MAL. ESCOGE. Erase Un matrimonio de ratóne. ¿quí: tranquilo vivía. en una feasa bien acomodada donde iio había gato, i Qué delicia! Ratones de Costumbres éjemplaresy descansaban dé día y salían: de. noche sola. niente para proporcionarse lá comida. Las migajas que hallaban por el. suelo fácilmente, cogían, y érat... tan abundantes y Variadas; que con. ellas, no más se mantenían. Uña noche, que estaba algo indispuestr quedó la ratoncita en el nido, y salió sólo el esposo á buscar la pitanza apetecida y sintió en las narices tal aroma de cosas exquisitas; que, siguiendo su rastro, paso á paso, se halló en una despensa bien provista. -i Diantré í- -dijo el. ratón. -Ahora comprént que somosunos lilas, cuando nos. Contentamos con las sobras püdiendo disfrutar de las primicias Contó el caso á su cónyuge, que quiso ir eri su, compañía, más se opuso- el ratón por los peligros que pudiera correr su mujercita, la cual una mañana muy temprana, cuándo el ratón dormía, se fué muy despacito a l a despensa á v e r de cerca tanta maravilla, i Cuanta cosa agradable y, sobre todo, qué casita tan linda de madera y alarnbre, en cuyo centro Un pedazo de queso se veía! Entró como una reina en su. palacio; más su curiosidad y su codiciaj la hicieron encerrarse á la cuitada en una ratonera siíi. salida, M CH, 8 8 1 -S É P U C A C I Q N DE LA VMTA generalmente no se cuida como se debiera, ó mejor dicho, se d. cuida del todo cosa tan importante como la educación de 1 vista. Esto es yn error lamentable, porque mediante tal educación se pueden lograr resultados convenientísimos. En algunas escuelas del extranjero han comenzado á preocuparse del asunto y tratan de remediar el abandono de antes. En ellas se acostumbra á los escolares á medir y á pesar con la vista. El. maestro, después de convencerse de que sus alumnos no tienen idea exacta de lo que son cien metros de longitud, los ejercita en este cálculo durante las horas, de paseo, llevándoles á un sitio donde manda clavar unas estacas de diez en diez metros. Tomadas las medidas oportunas se quitan las estacas y se pregunta á íos niños, que deben valuar mentalmente las distancias. Como excitación para que se interesen en estas enseñanzas, pueden instituirse premios modestos que les estimularán. Así se consigue rápidamente habituarles á tal clase de cálculos, que cuántas personas mayores suelen, desconocer, Para la altura se procede del mismo modo, ytilizand; o primero una regla graduada, luego la misma regla de modo que no se vea la graduación, luego una pértiga, luego una c sa, una chimeneaj una torre, etc. El cálculo de los pesos es más Complicado, puesto que hajij que tener en cuenta no soló él volumen sino la densidad. Ésto de la educación de la vista es al mismo tiempo na enseñanza y uii jtjegO divcrtidói