Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Córtese por (a raya. GED 1 N. CATKDHATK o EXAMEN DE HISTORIA iuárttos viajes íiizo Cristóbal Colón? -Tres. r- Muy bien. ¿Y después de cuál de ellos murió? usted qué fué del D. ígame el futuro Luis XIII, delfín Luis, después de la muerte de su padre. Sc quedó huérfano. DIFICULTAD -r ASO VI, iVí M A D R I D S D E O C T U B R E D E 1011. líUM. 41. DIFiriL I J n éxtrahj ero se dirigió á un memorialista para que le tradujese un documento del francés; el memorialista, después de darle il vueltas, se lo devolvió, d i ciendo: Esto lio se puede traducir. -iHombre! ¿Por qué? f Pofque S un francés qUe no tíablattiDs los españoles; EK I A CALLE 1 I n estudiante pobre envía á bus car una lavandera. ¿Podría usted av. T. rnve una camisa? -la dice. -Sí, señor; démela Usted. -La llevo puesta, porque ílc tengo otra, y tendtá usted que la Vármelá encima. JEROGLIFICO REMITIDO POR RU Z DE GÓMEZ nP etlgft Usted lástima de un pobre; dego cargado de familia! 1 Cuántos hijos tiene usted? No lt) é, señor; ¡como no veo... f NTRE ANDALUCES i oiioces tú el miedo? No sé lo que es. 4 0 te asustan las tormentas? i Q u é me han dé asustar! Un dia cayó un rayo á njis pies y me bajé á recogerlo. UNA PROFEC) UNO DE ORO TOO MONJA Lá solución en él nániero pro ximo. na madre riñe injiístamente á un hijo suyo, de diez años, i El chico, lleno de indignación, se vuelve hacia su hermanita (ocho áñós) y lá dice: -Cuando seas grande y te cases, i valiente suegra va á tener tu marido! u soLireiON k LA FUGA DB CONSONANTES DEL NÚMERO ANTBJilOlt EL CHARQUITO Cuando una canaria quiere á quien la sabe querer, de tanto querer se muere y muerta... quiere también. k espertad, despertad D nioso. Despertad, i- -cantaron eldos golondrinas con su piar arme que viene día... La noche huye; huye can pifia adelante, acosada por lá luz que clava en los sombríos pliegues de s. túnica su espada esplendorosa, semejante á un haz de relámpagos. Mirai allá, hacia Oriente, y veréis cómo, tras aquella cadena de pelados y enanos cerros, las invisibles manos de unas hadas siderales van tendiendo 28- m-