Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS De modo que, cómo además de ello, espalda al otro, y mientras Bombita no se trata de que Pacomio hable en Chico agrandaba sii radio de acción, Pulguita C ííco rodaba por plazas se- el libro y diga cómo se debe hacer cundarias se sumergía en, el pozo de ésta ó la otra suerte, sino que es el autor el que locuenta todo, es un libro los desconocidos por temporadas largas y resurgía por breve espacio de. que se lee con agrado y se, guarda para buscar cosas en él cuando pase tiempo. RealÍEÓ excursiones á distintos, el tiempo Hay en las páginas de esta obrita puntos de América, no para traer, montones de miles de duros, sino: muchos detalles curiosos de los copara ganar algo que en las plazas mienzos de la vida taurómaca del torero valisoletano: las fatigas pasaespañolas no encontró. La plaza de Madrid, que durante das en las capeas, sus primeros pasos en Valladolid, la llegada á la los catorce años que han transcurrido plaza: madrileña y, -desde entonces, desde su- debut ha dado paso á más de relato completo y detailado de todas un centenar de estoqueadores, ha estado cerrada para él sin que sepamos las corridas que ha toreado hasta su que para ello hubiera motivo serio. toma de borla como doctor en tauromaquia. En estos últimos años se mostró El autor intercala capítulos y notas hospitalaria con él Castilla la Vieja, y por aquellas tierras, por las provin- interesantes y de gran amenidad, que cías de Salamanca, Falencia y Valla- poiien de relieve los conocimientos dolid, toreó con éxito buen numero: taüriños y el amor á la patria- chica de corridas alternando con novilleros que tiene Don Pepe. grandes y chicos. Justifica el paso que da Pacornip Peribáñez al tomar la. a. lternativá, y Sin duda, en busca de Madrid, vino á Tetuán y también le repitieron vá- augura, ún buen porvenir al primer ihatador de toros que ha- salido, de rías veces, señal de que cumplió con el ganado nada suave que- tuvo qué Valladolid, pues resulta, según, los datos minuciosos que venios en el: lilidiar. e ha dicho que no toreaba ya ha- bro, qué, hasta ahora, el pueblo de Zorrilla no. ha dado al arte ningún cía dos ó tres años, pero la versión matador dé toros á pesar de la mü- era equivocada, pues el año 1910 toreó en Tetuwi y algtmas plazas cas- cha afición allí existente y de los no tellanas, y aun este año el 7 de Mayo, pocos qué en todo tiempo se háñ dedicado allí a la: profesión. hubo una corrida en Valladolid, en la que, según noticias de entonces, Es un librltó que, aparte otros rnétomaron parte Pulguita y Porníalito, ritos, ayuda á la formación de la los que suponemos fueron Juan Do historia, del toreo. mínguez y Pedro Pavesio. r: -k- k Indudablemente ya estaba ei rr mo, pues fué muy- poco ó nada lo que AVERIGUADOR ha toreado después. Descanse en paz el poco afortuTAURINO nado Juan Domínguez Sr. p. B: tM. G, Madrid -Fr 3, ndsco: Pinero fGavira) murió el 26: Al hablar del Lifri én el núinero de Eneró de 1898. Las otras pregunanterior, un error de plurna ó caja tas ya: están contestadas repetidas nos hizo decir que hacía veintitrés veces. años de su, debut corno novillero en Madrid Del debut en Sevilía sí hace Tertulia: Taurina de Llane, s. -De veintitrés años, pero, el de Madrid los mata. dores: actuales el que más cosólo hace veintiuno. Conste. rridas ha toreado: n un- año ha sido el cordobés Máckaquito, qnien é l año 1904 trabajó: en las: -plazas de España- 80, y á ÍBÍiiás había toreado en: Méjico UN LIBRO en los meses: dé. Invierno. A SU; oirá pregunta no Í E P A C O M Í O ceajdád dé Contestar, con tenemos ne precaucioC e ha puesto en moda el que cada -nes, ¡íüési ni, á Rafael ni- á Vicente les haffíerihado toros al corral áiendo toreroitenga su libro, y pocos. se espa; das- 3 é: alternatiya. Él año pasado habrán piiblicádo con más oportunien- Valdepeñas estuvo mal Máchaguidad que 6: 1 de Pacomio Peribáñez. tó, especialmente con. -los toros de Este es: natural de Valladolid; el Aíbarrán; pero, aunque riiechados, autor, que: es el entusiasta escritor taurino D. José Casado, Don Pepe, niurieron los toros en la plaza. Tamtambién es de diélia capital, y la publi- biéh debe usted saber que aunqne es verdad que á Antonio Fuentes le han cación del libEÓ: Há coincidido con, las renombradas cófridas valispletarias, sacado dos tardes los cabestros en la para la última de las cuales, se anun- plaza madrileña, en ambas ocasiones ciaba la toma de alternativa del to- se fueron los bueyes solos y los toros que pretendíaíi llevarse doblaron rero dé la antigua Pincio ante sus Dios sabe éómo y por qué. paisanos. í i Un cubano que le gustan los toros. Descabellar es matar al toro tocándole cotí la punta del estoque en la niica. Un gallista. Málaga. -Al finalizar lá temporada se las detaílaremos á; usted una por una, y no creemos que le cueste gran Jrabajó esperar hasta entonces. Sr. D. Ch. S. Valencia. -Su. primera pregunta no es de fácil contésT tación por ahora; pero si encontrarnos los datos precisos le corítestarer mos en otra ocasión. La: primera co gida de sangre que tuvo Vicente Pasr tor, ya se ha dicho en estas páginas que fué en la plaza de Palma de Mallorca el año 1903. A, ristocrát ¡có, en el verdadero sentido, de la frase, no hay ningún torero en l a actualidad entre. los dedicados á vivir de ía profesión. Los hay más ó: menos, cultos y educados, algunos hasta con la carrera de abogado hecha. No creernos que sea una remora, para la fiesta el que- los toreros sean hombres que sepan vivir en sociedad, pues lo uno no pued. e quitar nada á lo otro. Sr. D. P. L. Sevilla. -Desde año 1890 al 1906, tuvieron de todo las corridas de Valladolid; Los dos ó- tres primeros años fueron las combinado- nes de toros, y toreros irreprochables; pero luego aflojaron algo, más- en ganado, que en: personal, y aunque fueror. buenas, ixíecóri más endebles las combinaciones en general. En Pamplona por regla general; salvó algún, año que hayan; aflojado un. poco, han presentado siernpre de lo mejor y han sabido sostener el prestigio de las corridas de San Eermín, como se han sostenido pocas corridas dé tós llamadas de tabla Sr. D. Ai O. Estélla. -Para. que un toro nó sea fogueado ha de tomar en bueña lid más dé tres varas. Sólo en casos extraordinarios, y esto á juicio de los presidentes, se puede dar por bien castigado un toro cuando un picador haya metido un largo trozo de p u y a q u e surte el efecto de dos ó: tres puyazos; pero ocurriría si algún presidente hiciera eso, que su sobrada inteligencia le valdría una bronca y por e so casi todos ellos presiden llevañdo la corriente al público para evitarse disgustos. A- su otra, pregun- ta: no, podemos contestar, riada en concreto. V A. B. 4 wMÍ. -Su, paisano de ustedes Enrique Merino (eVSordo) suponemos seguirá por Méjico pues allí estaba él último invierno, según tuvimos ocasión de leer en periódicos de aquel país Sres. D. E. C. P R. C. E. M. G.