Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mMU ER m GHíiH E n una cola muy fuerte y bien caliente, mez 1 as extravagancias de la moda no tienen limiclar serrín de roble pulverizado hasta formar una tes, y en su constante afán de buscar siempre pasta casi líquida, y con ella rellenar después de algo nuevo, suele desviarse del camino de lo bonilimpias todas las uniones; cuando esté del todo to para internarse por la senda del mal g u s t o frío, se iguala con papel de lija y se procede á enpero proclama cualquiera cosa como el colmo de cerarlo. lo chic, y todo el mundo lo acepta. El preparado que se elija debe estar líquido En este momento tienen el cetro los adornos de p a r a poderlo extender lana de los Pirineos. por igual con un trapo Los sombreros de fielde lana ó una brocha. A tro se adornan con una ser osiblc, conviene hatorzada de lana terminacerlo de noche, al menos da en dos borlas, ó con e n l a s habitaciones de, flores hechas de la mispoco u s o para que se ma lana. s e q u e durante siete ú También se utili z a n ocho h o r a s luego se luscomo aplicaciones y entra hasta cjue los cepillos tredoses para los vestidos corran solos. hechura de sastre de lanas foscas, y para 1 o s P a r a conservar los sueabrigos de campo. los en buen estado y no tener que repetir e s t a Se venden e n varias operación hasta el a ñ o tiendas; pero las persopróximo deben de c u inas primorosas, en cuand a r s e evitando que se to las vean una sola vez, mojen y pasando diariapodrán confeccionar 1 a s mente la escoba de crin, sin la menor dificultad. el cepillo de pies y la bayeta. Si no son pisos de P 1 éxito de las grandes mucho paso, bastará con chorreras cada d í a dar el preparado elegido e s mayor, creciendo e n cada ocho d í a s en los tamaño á la par que en pasillos, cuarto de jugar fama de elegante. Su exlos niños, etc. debe darse tremo superior se extiend o s veces por semana. de hasta el h o m b r o pero para evitar que se doble, E 1 sostener siempre lia sido preciso idear algo brillantes los suelos de bonito y útil á un mismo m a d e r a representa un tiempo. Con este objeto ahorro de tiempo y de han fabricado unos imtrabajo, porque se limperdibles de 15 centímeMUEBLES MODERNOS pian con mucha facilidad tros de largo, con aguja Perchero y xnesita de recibimiento. y cada día e n m e n o s muy fina para ciue no rompa la batista ni la solapa tiempo. ¡E s tan bonito tener los suelos como esdel gabán ó la blusa donde se prende. pejos! A mi me encantan las casas en que es preciso entrar con precaución para no resbalarse. Las más elegantes son sencillamente una fila de brillantes, rubíes ó esmeraldas montadas en platino en oro, según convenga para el mayor lucimiento de las piedras. El colmo de lo ciñe consiste en que el alfiler haga juego con el vestido. DE TIENDAS tJj asta hoy era indispensable tener uno ó varios bolsillos monumentales, con larguísimos cordones, y como la moda los imponía nadie se atrevió á protestar ni á encontrarles defecto alguno Ahora que el buen gusto los relega al olvido, todos proclaman sus inconvenientes y aseguran que son molestísimos; ¡tan grandes! todo se perdía en aquel mar sin fondo; para buscar el pañuelo es preciso vaciarlo, porque nunca se encontraba lo ciue era preciso. Esto es, como todos los extremos, exagerado. Los sacos grandes incomodan muchas veces; pero en algunas ocasiones son muy útiles, aunque ya pertenezcan á la historia antigua. Ahora es indispensable un portamonedas chiquito, con una correa plana por donde se pasa la mano, de modo que el bolsillo quede sobre la mano como un escudo. n p o d a s las cosas después de conocidas nos pare cen sencillas y n a t u r a l e s pero hasta que las vemos, no se nos había ocurrido nada parecido. Se trata de una pequeña invención muy práctica. ¿Quién no habrá observado lo difícil que es echar el té en las tazas sin que gotee? U n a persona muy observadora ha encontrado el medio de evitar tan desagradable inconveniente. Se forma una especie de mecha con hilillos de plata y se introduce hasta el fondo de la t e t e r a la extremidad que queda fuera se destuerce, separando un hilillo de otro y encorvándolos ligeramente, á modo de escobilla. El líquido al salir se desparrama y cae en la taza sin que una sola gota manche la mesa. ¿P u e d e idearse algo más sencillo? Ciertamente que n o pero ha sido preciso que otro nos lo enseñe. Este diminuto objeto se llama aspiragotas