Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARRERA DE OBSTÁCULOS T enéis jardín en casa? ¿Vivís en el cam po y disponéis allí de una gra, n extensión de terreno. Pues podéis divertiros mucho, de una nianera bien sencilla, con uno de esos ejercicios al airé libre que soil hoy día tan recomendados por los higienistas la carrera de obstáculos. CtiándO para animar cualquier fiesta se organiza una carrera de obstáculos, resulta este número el más divettido del programa; Sobre tódOj si los organizadores tienen bastante ingenio para escoger los obstáculos que 8 u s huc -os uiio iDor uno c o ti la iu a y o! rapidez, naturalmente; La escalera do, ble tiene un juego parecido. S e abren un poco sus dos cuerpos; y por os huecos hay que ir pasando en la forma, que indica el dibujo coriespondiente. ¡Aquí ya empiezan los apuros! Pero mayores son en el obstáculo del saco. El saco está abierto por sus dos extremos, y debe ser lo bastante amplio para que quepa el tuerpOi Los apuros que origina el deseo de pasar cuanto antes por un éxtrenlo y salir por el otiOj son cómicos de veras y proporcionan grail regocijo. Este sí que es Un obstáculo. La pasarela no es tan difícil, pero es. preéiso andarse con cuidado l ara no caer. Su construcción es fácil, comO se vé en el di bujo; l) asta poner un tablón sobre dos tiestos ü otros objetos análogos. Y pueden pensarse otros obstáculos parecidos. Cuando el corredor interrumpa su carrera en cualquiet Inomento del obstáculo, ha de continuarla desde allí mismo pafd que resulte válida. ¡Conque, á divettifsc! han de vencer los qUe tomen parte en la carrera; Vosotros tambiéri podéis divertiros mucho, auncpe con medios más sencillos, puesto que no sois corredores de profesión. íáe señala en el jardín el punto de partida y el punto de llegada, y entre ellos se colocan los obstáculos que es jjreciso vencer. Los niños y las niñas que tomen parte en, la carrera saldrán al mismo tiempo, y el primero que llegue al primer obstáculo no puede ser molestado por los demás, que le dejarán empezar á vencerle. Y así sucesivamente. Entre los diversos obstáculos que se preparan fácilmente, los que pubhcamos en estas páginas son los mejores, porque están á mano. La escalera sencilla se tiende en él suelo y hay que pasar todos -316 Í 17