Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ESPAÑA PINTORESCA SAN JUAN DE LA PEÑA Sepulcros de los nobles de Aragón. TStTo lejos de la ciudad de Jaca se levanta el famoso monasterio viejo de San Juan de la Peña, enclavado en sitio por demás pintoresco. Su preponderancia durante muchos siglos, el favor que le dispensaron Reyes y magnates, los innumerables privilegios y concesiones que aumentaron su importancia, el ser panteón de los Monarcas aragoneses antes que. el Escorial de Cataluña, el también célebre cenobio de Poblet, recogiera los reales despojos; hasta el paisaje, en fin, de que le dotó la Naturaleza, todo ello atrae la atención y es causa (le que el visitante ansie contemplar tanta grandeza y belleza tanta, aun dado que no es San Juan de la Peña lo que fué en tiempo de su esplendor y poderío. A partir del monasterio nuevo, barroco, comenzado en 1675 y terminado en 1714, que no ofrece interés (su estado, excepto la amplia iglesia, es de completa ruina) es menester recorrer una pendiente casi oculta por lui bosque de pinos y tilos para llegar al monasterio antiguo y experimentar la más grande emoción, cual es ver entre rocas socavadas y cortadas otras á pico, entre considerables precipicios y vigorosa vegetación, una construcción sencilla en apariencia, que parece que allí descendió para ponerse al abrigo de arenisca peña, que semeja un informe monolito. El exterior de aquélla no presenta detalle algtmo de interés. Salvada la puerta de ingreso, se encuentra á un lado la sala llamada del Concilio, porque se supone que tuvo lugar allí el convocado por Ramiro I en 1054 ó 1062 en presencia de tres obispos. En el atrio, al cual se asciende por una escalera, descansan los ricos hombres, las nobles damas y los guerreros que en tal lugar mandaron sepultarse. El recinto es cuadrado; molduras semicirculares, sostenidas por pequeñas figuras, al inodo bizantino, adornan las dos filas de sepulcros superpuestos á mano izquierda. Alguno lleva esculpido un escudo de armas; otros, animales fantásticos, y los más, simplemente el lábaro. Las inscripciones son variadas y, por lo común, de difícil lectura. Desde el atrio se pasa á la iglesia, á la cual sirve de bóveda, hasta su mitad, la roca de la cueva. Construida en tiempo de Sancho Ramírez y consagrada en 1094 por Ama- áfla k Puerto qae comnnlca 1 l lcRjn con el claustro. Vista g cncral del claustro.