Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS mado por él se dedicó de lleno á estoquear y figuró como segundo espada en la cuadrilla de niños cordoDeses que organizó el desgraciado Bocanegra y de la que fue primer matador el referido Pesca. El año 1888 ingresó como banderillero en la cuadrilla de niños sevillsnos que capitaneaban Faico y Minuto figurando de sobresaliente en inuehas corridas y estoqueando en f ctras alternando con los espadas. Sólo un año permaneció con los sevillanos y estuvo otros dos estoqueando novilladas en plazas importantes con los mejores novilleros de la época. A Madrid vino el 19 de Marzo de 1892, y tal fué su trabajo, que la empresa lo ajustó para más fiestas en la primavera y la canícula. Como banderilleros de su cuadrilla ganaron muchas palmas aquel año los que luego fueron figuras importantes Conejito y Cerrajülas. Aquel año toreó Bebe Chico en Córdoba, Jaén, Málaga, Valencia, Valencia de Don Juan, jiioaraz, Sevilla, Colmenar Pozoblanco, Almería, Baza, Santander y otras plazas, lie- gando á tomar parte en cerca de 30. En 1903 también se acercó á esta cifra y alternó en algunas corridas con los matadores de toros el Gallo, Torerito, Pepete, Minuto, y por cesión de Guerrita mató un toro en el Puerto de Santa María, Dos ó tres años más estuvo á gran altura entre los novilleros, y luego aparecieron Bombita, Velasco, Dominguín, Valentín. Machaquito y Lagartijo, y se olvidó su nombre, llegando á la alternativa, como antes se dice, más tarde de lo que debía. Adquirió la categoría de matador de toros el día 22 de Julio de 1900, en la plaza de Madrid, con toros de Peñalver, de manos de Enrique Vargas (Minuto) Tuvo una gran tarde, en la que mostró lo mucho que tiene de torero, pues ciyó herido Minuto y tuvo que despicharse toda la corrida, consiguiéndolo con gran lucimiento. Desde entonces fué muy poco lo q 2 ha toreado, sin lograr una temporada abundante en corridas y aplausos. Es muy modesto y no ha hecho grandes esfuerzos por salir de la situación en que las circunstancias le colocaron. En Córdoba vive; si le llaman para alguna corrida, va, y si no, allí pasa la vida tranquilo, y ojalá sea por mucho tiempo aún. DULZURAS. San Enrique, en la que resultó muerto el aficionado Miguel Muñoz, y pedíamos castigo para los responsables. Hoy publicamos las notas oficiales, por las que se ve que la autoridad del Campo de Gibraltar ha cumplido su deber. El 17 de Julio de 1911 se celebró una capea de novillos en el cortijo de S a n Enrique, alcaldía pedánea de Guadiaro, término municipal de San Roque, sin conocimiento ni permiso del gobernador militar del Campo de Gibraltar, como delegcao especial del ministerio de la Gobernación, ni del alcalde de San Roque, habiendo fallecido de resultas de dicha capea un individuo llamado Miguel Muñoz. El 21 se tuvo conocimiento en este Gobierno militar de haberse celebrado dicha capea. El 30 tomó el gobernador militar las siguientes providencias, como consecuencias del expediente gubernativo que mandó instruir y de los informes emitidos: 400 pesetas de multa al alcalde pedáneo de Guadiaro, D. Juan González Gómez; 400 ídem al dueño del ganado, Francisco Collado; 100 ídem al agente municipal Juan Sánr chez; apercibimiento al alcalde de San Roque, y, por último, instrucción de sumarias por un juez militar al cabo y guardias civiles que asistieron á la Capea, y conocimiento al juez de instrucción de San Roque de todo lo sucedido para la averiguación de las responsabilidades que, en orden judicial, cupiese á los culpables. De todo ello se dió conocimiento al ministro de la Gobernación. Muy bien. Felicitamos á la autoridad referida, y nos satisface poder dar tan ejemplares noticias, que deseamos sirvan dé norma á todos los que se encuentren en casos análogos. 7 M recho á entrar de nuevo en el paraíso de la Unión de criadores. Algo más deben hacer y con ello ganaría mucho el festejo taurino, que si cae al foso en difícil postura algún día, se perderá más por culpa de los ganaderos que por ninguno de los otros elementos que componen ei conjunto. Muchas corridas hemos visto aquí, y fuera de aquí que entran de lleno en las censuras que irán en estas líneas; pero hemos de fijarnos en una solamente para sacar más claras las conclusiones: la corrida que se celebró en Aran juez el día 5 de Septiembre. En tal corrida vimos salir de aquellos chiqueros, por los que salieron muchos buenos mozos de Veragua no hace tantos años, seis becerrotes, aluno de los cuales no tendría 16 arroas y, á lo sumo, habrían cumplido tres años. En algunas tientas los hemos visto mayores y afirmamos que ese nuevo diestro que hoy se llama Agustín Rodríguez y que, con nombré femenino, ha matado muchas novilladas, no habría tenido inconveniente en entenderse con ellos; aunque se lidiaron en corrida que pomposamente se anunciaba como de toros. En esto, creemos nosotros honradrmente que se. debe fijar la agrupar ción de criadores más que en averiguar si el tratante que compró los toros al ganadero Fulano ó Perengano, al correrlos nietió alguno de dudosa procedencia, porque los que han pertenecido á la Sociedad y venden sus reses mientras duren las que llevan su hierro, no hay por qué impedir que se lidien, si reúnen las condiciones precisas. Por el contrario, si se dan muchos casos (y que se dan es cosa evidente de toda evidencia) como el de Aranjuez, se impone la intervención de los, consocios para suspender las corridas y hasta para expulsar de Ja Asociación a los que de tal modo ía llevan al desprestigio con tales faltas de consideración al público. La debilidad que todos hemos tenido, desde hace unos veinte años, de tolerar á ciencia y paciencia que no sean los toros de cinco años, ha sido la que ha servido de base para que, poco á poco, tras del pie tomen lá mano y llegue un día en que á espadas de primera fila los veamos hacer heroicidades con reses como las que mechan los socios del Alba ó los tranviarios. No podremos creer en los propósitos de velar por la pureza de la fiesta que se atribuye la Unión de ganaderos hasta que ésta ealice una que sea sonada, expulsando de su seno á los (jue con tal desconsideración tratan a los públicos que pagan por oro de ley el latón sin chapear. Si bien miramos, carecen la mayoría de los asociados de fuerza mora? f CORRIDAS D E UTREROS 1 os fines para que se hizo la Socie dad titulada Unión de criadores de reses de lidia han dicho repetidas veces varios de los que la componen que no eran otros que velar por el prestigio de las ganaderías, la bravura délos toros y el engrandecimiento de la fiesta. Muy bien nos parecen esos propósitos; pero no debían quedarse en dicho y resultar vana palabrería, sino que debíamos enterarnos de vez en cuando de algún acto que afirmara la existencia de tal Unión con tan noble objeto. Los asociados no deben fijar su empeño sólo en cobrar las multas estipuladas cuando en una plaza se lidia ganado de criador no asociajio, culpa que lava el dueño ó empresario de la plaza con mil pesetas, especie de pena del Purgatorio previa la cual hay de- LA CAPEA D E SAN E N R I Q U E ip n él número 1.060 publicamos un artículo de censuras por haberse celebrado una capea en el cortijo de