Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
W- WI i LOS OJOS DEL CtLi ERAL E s don Segundo un padra? o de una bondad en exceso; le hace algo un hijo travieso y va á darle un puñetazo, y, i zas! me le atiza un beso. Dueños de la situación sus siete niños, que son siete púas para u n paine, ¿qué extraño es que allí no reine Su Majestad el bastón? E n abandono completo, no dejando chisme quieto, hacen ellos sus delicias; ¡allí lleva todo objeto la marca de sus caricias! Las paredes están llenas de monos y hasta de escenas á la tiza y al carbón; ¡todo ello libre de penas! ¡sin el más leve achuchón! Sintiéndose ya impotente para acabar duramente con tan grave indisciplina, se le ocurrió, de repente, una idea peregrina: Adquirió u n cuadro, en el cual se veía un general con un gesto tan adusto, capaz de quitar del susto el hipo á cualquier mortal. ¡Fué aquello una bendición! colocado en el salón reinó el orden más completo; el cuadro fué un amuleto para el padre bonachón! Pues si alguno, obrando mal, tenía un arrarique de ira, don Segundo, muy formal, decía asustado: ¡M i r a (jrié ojos pone el g e n e r a l k M; ino li quedaba llecno uu ihainiulmu, y él gozaba con deleite viendo aquel batiborrillo como una balsa de aceite. Pero, amigo, el chiquitín (á quien se le daba un bledo del general) hizo al fin que nadie tuviera miedo y resurgiera el motín. Aprovechando la ausencia de su padre, y sin conciencia, subió á una silla á caballo y, en menos que canta un g. Ilo, dejó tuerto á su excelencia. A partir desde aquel día, si alguno hacía algo mal, ¡M i r a- -s u padre decía qué ojo pone el g e n e r a l! Vamos... ¡y aún les contenía! P e r o completando su obra, el chiquitín, inhumano, fué al lienzo, navaja en mano, y diciendo: E s t e ojo sobra le seccionó el ojo sano. Y aunque parezca mentira, hoy, si tienen un desliz, les dice el padre infeHz señalando al c u a d r o ¡M i r a cómo pone la n a r i z! i Inútil! H a fracasado su idea y, por de contado, rompen y talan felices, y en cuanto al viejo soldado... i se ríen en sus narices! FRANCISCO SALINAS POBES. JJe uiicstro Concurse de poesías. T. ema: Alea jacta cst: ÍMM- ¿Í; B. ÍÍ ¿L w 4