Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS LÍQUIDOS SUPERPUESTOS l- l e aquí un experimento de física recreativa de los más senci y que, sin embargo, parece de ejecución difícil. Conservar en un mismo recipiente diversos líquidos, de manera que cada uno esté en su sitio, sin mezclarse y sin confundirse, ¿verdad cjue parece dificilísimo? iSlada más fácil, sin embargo. Puede hacerse el experimento á la hora de tomar el café, porque entonces tendremos á mano los líquidos que j nos van á servir para la comprobación. Conviene tomar como recipiente una copa alta, de las que se emplean para el Champagne, ú otra parecida, pues no hay que olvidar que son varios los líquidos que hemos de mezclar. También debemos tener prevenidos cuatro cucuruchos de papel, bien cerrados, todos los cuales han de tener la punta ó extremidad inferior doblada en ángulo recto. Esta punta se corta, para que resulte un agujerito del tamaño de una cabeza de alfiler de los llamados de cabeza gorda. Échese, en la copa, primeramente, un poco de café frío y muy azucarado. Luego, aplicando la punta de uno de los cucuruchos al borde de la copa, vayase echando agua clara, en la misma cantidad, que resbalará dulcemente por el cristal interior de la copa, y quedará encima del café. Después, con otro cucurucho, échese vino tinto en la misma forma. Cuando el vino ocupe su sitio, hay que echarle encima aceite por el mismo procedimiento con otro cucurucho. Y por último, con el cuarto cucurucho, échese de igual modo un poco de espíritu de vino. Los cinco líquidos quedarán, sin mezclarse, en sus sitios respectivos, y fa copa ofecerá un aspecto muy bonito por la diversidad de colores de las diferentes- materias que contiene. 800 UNA BRÚJULA ECONÓMICA Q ueréis allá. que construyamos una brújula económica... Vamos Hay que buscar una cajita cuadrada, de madera ó de cartón, de unos diez centímetros de larga y dos ó tres de alta. Luego hay que preparar una varita de acero, de siete centímetros, para lo cual puede servir, por ejemplo, un trozo de un muelle de reloj, l. ui 1 convenientemente enderez api i do (fig. I) Esta varita será la aguja, y hay que imantarla, para lo cual se le frota dos ó tres veces uno de los extremos con un imán, siempre en el mismo sentido. Este extremo será el polo Norte de la aguja. Y hay que buscarla el centro, en el cual se hace una pequeña incisión con un cortaplumas. En un cartoncito se dibuja la rosa de los vientos, como aparece n el centro de la figura 2 y en la parte no dibujada s e s u j e t a con goma la aguja, teniendo cuidado de que su polo Norte corres p o n d a precisamente con el Sur de la rosade los vientos. Ya todo preparado, se tiran con lápiz las diagonales del fondo de la caja para buscarla e 1 centr o, que será el punto donde ambas se encue n t r e n. Y allí se pone un alfiler, con la punta Pignra 2. hacia arriba. Aquí se coloca la aguja con la rosa de los vientos, por la pequeña incisión que le hicimos con el cortaplumas. La brújula está hecha (fig. y funcionara perfectamente. 301