Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS balleria pasó á la Escolta Real, en la que estuvo hasta que cumplió. Sus aficiones no las olvidó, y el i8 po, en el mes. de Mayo, vistió por primera vez el traje de luces en la plaza de Almadén, donde se hizo gran amigo de Eusebio Fuentes (Manene) con el que trabajó bastantes corridas como banderillero. El 10 de Agosto del referido 1890 ¡fcl) utó en Madrid como banderillero en algunas, corridas; mató algunos novillos después en diversas plazas y como tal matador hizo su presentación en Madrid el 6 de Enero de 1896, acompañado de Francisco Cayuela (el Reloj. Cudtro años más siguió en la categoría de matador de novillos, y el 12 de Agosto de 1900, en Alicante, le dio la alternativa Luis Mazzantini. Poco na toreaüo después y paulati- una corrida de Miura en Murcia Machaquito y Lagartijillo Chico. En el segundo toro estaban los dos espadas en la enfermería, y vestido de paisano se echó al ruedo, pidió permiso á la autoridad y despachó la corrida como Dios le dio á entender, pero la despachó. Cuando le creíamos retirado, reapareció el año pasado en Calasparra, el 31 de Julio, y en Pamplona, el 25 de Septiembre. No sabemos si esto seria to último ó pensará seguir. Hasta aquí este año nada se sabe de que quiera torear. DULZURAS. UN NUEVO LIBRO p l Bachiller González de Rivera es uno de los más entusiastas historiadores del toreo y trabaja infatigablemente, poniendo un gran esfuerzo de voluntad y uaa constancia que ponen pocos en esta clase de trabajos. A los muchos volúmenes que lleva hechos, hay, que añadir el dedicado al infortunado hijo de Juan Molina (Lagartijo el chico) En las ochenta páginas que tiene la nueva obrita está condensada toda Ir. vida torera de aquel desgraciado joven que cayó herido por terrible enfermedad antes de poder mostrar á los públicos lo mucho que valía. Desde los primeros pasos oue dio el joven Rafael Molina hasta la última corrida que trabajó en Ninies con su paisano Machaquito, el 4 de Octubre de 1908, están en el nuevo libro todos los principales hechos del breve paso por el toreo de aquel poco afortunado hijo de Córdoba. Ya es sobradamente conocido El Bachiller González de Rivera para que tengamos que decir nada acerca de la forma en que está escrito el libro. La amenidad é interés no desapa recen desde la primera página hasta Ir. última. Tiene Guillen Sotelo la difícil facilidad de hacer- las cosas, en forma que el lector las apure impaciente hasta el final, y no iba á desmentii esta condición en un trabajo que se vt ha realizado con extraordinario cari ño, pues fué entusiasta admirador dt gran Rafael Molina (Lagartijo I) i de su hermano Juan, por lo que hpuesto toda su alma en la narración de los hechos notables del malaventurado Rafael Molina y Martínez. Este cariño, demostrado en todo el libro, no le priva de decir lo ni o tuvo Kartolomé Jiménez (el Murcia) de novillos con Cándido Martínez (el Mancheguito) Al año siguiente toreó como p? ón de Manene, Quinito y otros, y en Cieza con Fernando Gómez (el Gallo) El año 1893 actuó de sobresaliente ñámente fué desapareciendo y se estableció en Cieza, donde ha pasado algunos años completamente retirado. Tiene en su haber un ras to, al que no todos los coletas se decidirían. El día 23 de Abril de 1905 toreaban