Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IPS TOROS NOTAS TAURlK iS -i HISTORIAS NOVELESCAS PASEÍLLO ORIGINAL r x i r á el lector, al ver el dibujo que acompaña á estas linees que, en fecto, sí es origina! un paseo en el i- jue un torero, vestido cou el traje de íuces, va escoltado por j. arejas de la Guardia civil, y quizá dude de la veracidad del hecho; pero tan reciente está, que nc hay por qué dudar lleve un borrón; y si no pasa, no hay necesidad de que las gentes le señalen con el dedo por haber hecho un paseíllo tan original como verá el que leyere. Fiay muchísimos que, si llegara el caso, no harían más, después de pasar la vida echando bravatas y sin cesar de decir que son mejores que todos los que se dedican al difícil arte de lidiar reses bravas. El hombre de nuestra, historia era uno- de tantos entusiastas aficionados iio para poner cu práctica todo aquello de que era capaz; y sin encomendarse á nadie más que á su fantasía, llegó á Madrid, con la cabeza llena de ilusiones y en el bolsillo unas pesetas para no tener miedo á los ataques de hi necesidad. En mal hora llegó á esta villa y corte, pues coincidió su arribo con el famoso, sabrc y extenso escrito con que D. Indalecio i Q quera se despedía de la Diputav, como empresario de la plaza de toros. ¿Te él, y testigos presenciales tuvo el suceso para que lo puedan afirmar en caso de duda. No hemos de decir el nombre del protagonista, para si pasa á la historia que no sea por nosotros el que que hay por las capitales de provincia, y que sueñan con ocupar altos puestos entre los toreros por el solo hecho de haber rnatado en una becerrada y haber salido airosos ó ilesos. Su pueblo le resultaba muy peque- Tai contratiempo no le arredró, y como en las afueras de Madrid funcionan otras dos plazas, gestionó la presentación en una y lo consigu -ó sin grandes dificultades. En cuanto vio su nombre en los