Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mESA REVUELTA La venganza es una piedra que se vuelve contra quien la arroja. ZORRILLA. Pocas personas saben ser viejas. LA ROCHEFOUCAULD. BIBLIOGRAFÍA Paisajes de niebla, por Manuel de Mendívil. En este nuevo libro de nuestro distinguido colaborador aparecen consolidadas- por decirlo así- -las excelentes cualidades literarias que la crítica le ha reconocido. Aguda observación, temperamento de artista, amenidad en el relato y estilo cálido que cautiva y emociona. Hernán el tobo, de Núfiez. de Arce. Editado por un sobrino, celoso de la gloria del autor, se ha publicado el primer canto del poema Hernán el lobo- admirable como todos los de aquel gran poeta. El Cuerpo diplomático español en la guerra de la Independencia, por D. Fernando ¡de Antón del Olinet, marqués de Dosf uentes. Libro primero de una obra que se anuncia en cuatro, cuya importancia queda reconocida con solo anunciar su tituló. El prestigioso nombre de su autor es garantía de que tema tan interesante estará estudiado á conciencia y perfectamente documentado. Suevia, por Prudencie Canitrot. Colección de cuentos, admirables de espíritu y de factura, que acusan, mejor que cualquiera otra de sus obras, la personalidad del joven escritor que la firma. Baio- religves, sonetos, por Ramón A. Urbano, Unos escritos á la manera clásica y otros al estilo moderno, én todos estos sonetos hay nobleza de expresión, serenidad de pensamiento y corrección de forma. Es decir, todo lo que se pide al género. El Cristo de. la Roca, novela por Dolores de Gortázar Serántes. Interesante y conmovedor relato, donde abundan las descripciones felices y los tipos bien observados y dibujados. Se lee con gusto y su lectura deja un recuerdo inolvidable. Cuentos de la noche, por J. Ramírez Uria. El autor es cuentista de gran porvenir si cultiva las buenas disposiciones demostradas en éste su primer libro. En Cuentos de lá Moc ie hay indicios, seguros de una personalidad, que es la primera de las virtudes lite -nrins. Poesías meridionales, por Carlos pliego, de avena loca ó ruda, 6, ¿or Valverde López. fin, cualquiera planta que tenga el Correctas, inspiradas y de sabor. olor fuerte. castizo español. Por ello deben leerse DESTRUCCIÓN DE LAS Hf RMlGAS y también el autor merece un elogio. r e s e un baño de jarabe á muchos Los elegidos, por Vicente Diez de vasos y cóióqiiense í boca abajo, Tgjada. encima de los hormigueros; cada día, Novela- publicada por la excelente se encontrarán millares dé estos inBibl oteca Patria Con solo decir el sectos pegados en los yasos, que se nombre de su autor, se apresurarán á destruirán echándolos en agua hircomprarla cuántos saborean sus cuen- viendo. tos de BLANCO Y NEGRO. VAJILLA DE TI E I R A CONOCIMIENTOS ÚTILES UNA CURIOSIDAD P ara dar á la vajilla de tierra una solidez que la haga resistir la acción del fuego, se embarra el exter rior de las piezas con arcilla desleída y después de bien seca se la Cubre con una capa de aceite de linaza. r él siguiente modo se endurece el cristal y adquiere el brillo del diamante: Amásese con aceite de petróleo, harina de cebada pasada por un ta- miz claro, y hágase una masa muy dura, que se dividirá en dos mitades: sobre la mitad inferior se colocan los pedazos de cristal de manera que no se toquen; cúbrense en la otra mitad, embárrase toda 1 a masa con luten bueno, y se hace cocer á un fuego de forja por cuatro ó cinco minutos, k cuyo grado se llegará aumentando el fuego de dos en dos horas. AGU PARA QUITAR MANCHAS LEA V. ABG El más ameno c interesante de los diarios españoles. VeiiTLte páginas de texto y grabados, e mete en una olla barnizada una botella de agua tibia, un poco de jabón blanca y una onza de sosa de Alicante; cuando todo está disuelto, se afiaden dos cucharadas de hiél de buey y un poco, de esencia de espliego; se revuelve bien todo, se cuela en un lienzo y se guarda en botellas. Cuando quiere hacerse. uso de ella, se pone con precaución una cantidad sobre la mancha y se frota fuertemente con un trapo blanco bien limpio y apretado. BOL ITAS P A A LA ROPA s 5 CÉNTIMOS úixic. 0 que hace desaparecer por completo tan repugnante enférmed á d causa frecuente de divorcio Patenté 1. 175. regresado. á Madrid especialista H aD. Alfredo, Gallego. elCura ozeua (fetidez aliento) Su tratamiento és eS merci de la contabilidad, y de la práetica d S- l s Begocios. en la Kscuela Pigier, de París, subvencionada por. el Estado, valen más que, dos años d CONTRA LA PC Ll LLA estudio en cualquier otro establéeiel año 1910 I J ay muchos remedios, algunos mo- miento. Enextranjeros á acudieron 57 C discípulos dicha Escue dernos, que dan buenos resulta- la, en la que hay también un interdos. Pero también son excelentes los nado faniíiliar con todo el oonforf que se emplean desde tiempo inme- moderno. Pedid el programa á la Esmorial, Que cbriviene recordar por lo, cuela Pigier, 19, Boulevard Poissonhiére, ft París. sencillos y económicos. Póngase en eí baúl, cajón ó armario donde se guarda el paño, hojas de t Neumstemia, anemia ¡f debilidad génerái, cedro, de valeriana, de tabaco, dé es- sacnracirn c n el Af íXTP T f ntas. farma. uy usadas para dar buen olor á la ropa blanca guardada en armarios y baúles. Son bolsitas de tela que se frotan con un poquito de civeto, y én las cuales se meten rosas secadas á la sombra, clavillos machacados y flores de moscada. Hay que atarlas muy bieii. M y comprobado versalmente de esEstá reconocidoqae seis mesesdel unitudio de la lengMa. francesa, eO-