Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mMUdER mGH H -Eso no es suerte- -repuso la otra; -eso son y dejad al tiempo, que demasiado pronto pasa llevándose consigo esa época feliz y substituyéndola pesetas; su padre es millonario, y aunque Lili por la de bailar, que no está exenta de encantos, fuese un mamarracho, Pepito, con tal de ser muy ciertamente, cuando se la deja llegar por sus parico, se casaría; la tendremos convertida en dusos contados. quesa en cuanto la pongan de largo. No pude reprimir un suspiro, y me alejé para averiguar lo que charlaban dos muchachitos de D E T EN D A S diez ó doce años. I ace dos ó tres años tuvieron u n éxito enorme El pequeño preguntaba: los gabanes de crochet hechos con lana. Se- -ri Qué tal te ha r e c i b i ó? -Chico, inmejorablemente- -contestó el inte- puede asegurar, sin temor de equivocarse, que to- d a s grandes y rrogado, y prosi- I chicas, jóvenes ó guió: -Está h e I de edad madura, cha un caramelo; todas sin excepla infeliz cree que ción tuvieron su me voy á decía! gabán d e punto r a r es divertidítejido por manos s i mo; ¡p o b r e amigas. E n rojo, cursi! a z u l morado ó Los valses y riblanco, de la plaíodones se suceya á la montaña, dían sin, interrupno quedó rincón ción; abandoné el donde no se viesalón, y en la essen dichos gabacalera encon t r é nes. P e r o como la dos parejitas que moda es tan volul i j a b a n diciendo; ble, ya no quiere t- -Vatnos á j u tricot de l a n a le gar, que aquí nos parece demasiado e s t a m o s abu caliente y que se rriendo. ciñe poco. Ahora Y yo pen s é es preciso hacerx E s t o s eran 1 o s los de torzal de niños de antes, 3 seda, á punto de así tienen que ser media; r e sultán los que recuerdan m á s bonitos, de á s u s hermanes menos abrigo y, los ángeles. por l o t a n t o Más tarde volapropiados a l a vieron á invadir e s t a ción, y no la terraza cargaabultan nada, de dos d e juguetes. modo q u e pueHabía tenido lud e n usarlo I c g a r l a tómbola mismo las delgacomo remate d e das que las que fiesta, y p o r un no lo son. L a gomomento volví á rra, llamada pover á las encantalo, se hace igual doras chiquillas y al gabán, á 1 o s preciosos marinerítos bajo MUEBLES MODERNOS el aspecto que tan la orilla del Armarlo ropero de tres lunas para alcoba de seáorita. Modelo del profesor g r a t amenté me m a r es muy O- kar Kaufmann, de Berlín. De la revista Deutscíie Kunst und Dekoration: de Viena. había impresionadifícil ó, mejor dilo al principio de la tarde, y pensé; ¿E n qué se cho, imposible conservar el pelo rizado. Las señoras luchan y se desesperan viendo la inutilidad de fundará el deseo de destruir ó transformar los gosus esfuerzos. Hace pocos días se presentó en una ces propios de la infancia? Los chicos, cuanto más tiempo lo sean, m e j o r de las playas de moda una señora con la cabeza prolongar su niñez es consolidar su felicidad; preciosamente ondulada. Todas sin excepción se hicieron presentar á ella, con el solo objeto de avedejadlos que gocen en la playa, que sueñen con riguar, qué hacía para conseguir que el pelo no se sus juguetes, que crean en la venida de los R e la desrizase. yes M a g o s pero que ignoren lo que significa ser P r o n t o satisfizo la curiosidad de sus nuevas n e o y cursi. amigas. Se trataba de algo sumamente sencillo. Tómbolas, rifas, cajas automáticas de sorpreSobre su pelo, recogido en una trenza, formando sa, todo lo c ue signifique juguetes, me parece el moño sobre la nuca, llevaba un peluquín muy poco para amenizar las vacaciones de los niños bien hecho de pelo rizado natural, el cual, en vez y procurarles un repertorio de dulces recuerdos de desrizarse con el aire salino, se ondula cada día y alegres emocicínes con que entretener las horas de recreo durante su permanencia en el colegio; más. Durante el verano se impone el peluquín. f r A