Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA RLVUCLTA antes de dictar la ordenanza figura la de examinar las bacterias que se encontraban en el pelo de los gatos, y según declara la oficina bacteriológica de aquella ciudad, de cíen gatos que fueron examinados no se encontró ni uno solo que no contuviera, cuando menos, los gérmenes de seis enfermedades graves contagiosas. Con motivo de esos experimentos, es muy probable que en otras ciudades se tomen medidas más radicales, y ya se habla en Nueva York de que el Ayuntamiento dicte u n a ordenanza prohibiendo en absoluto el que se tengan gatos en las casas de la ciudad. U N A COMPARAC ON egañan suegra y yerno, y ella se enfurece, porque él la dice que se parece á los mozos de cordel. ¿H a visto usted? -exclama luego contándoselo á un señor, amigo de la casa. ¿En qué me parezco yo á los mozos de cordel? -En que cargan. R No te fíes- de una mujer distraídar es- un lince que te está observando. D E LA BUISSE. Tuve por maestro á la desgracia; y me ha i servido de mucho. GONFÜCIO. I: o mismo ciega el odio que el amoTMARIANE. LOS ATAQUES CHISTES ablan dos mujeres en el- corredor de una casa de vecindad, y una dice: -A mi marido, cuando bebe, le ataca el vino á la cabeza. ¡Y me suelta cada disparate! -Pues el mío- -dice la otra- -lé ataf á la mano derecha... Y me suelta cada gofetá t H I CONOaMlENTOS ÚTILES FUMIGACIÓN PENSAMIENTOS El vengarse de un vil es- deshonrarse. Esopo. La manía de hablar siempre y sobre toda clase de asuntos es- una prueba de ignorancia y de mala educación; EPIGTETO. La conciencia es el primer libro de moral que poseemos y el que más- debemos consultar. PASCAL. Los que hablan cen el corazón tropiezan con frecuencia en grandes escollos. GLOZAGA; UN SEÑOR RESPETUOSO r uando quiere fumigarse n ap sentó habitado, por ejemplo, eí cuarto de un, enfermo, sin incomodar á ninguno délos asistentes; se c i e r r a s i las puertas- y ventanas de la habitaí ción, se echa en- un vaso dé vidrio porcelana una ó dos- cucharaditas ds ácido sulfúrico concentrado y se le afiade, poco á poco, igual cantidaé ¡de salitre refin ado, hecho polvo, r- volviendo la mezcla con una varilla de vidrio. Los vapores continuaránesparciéndose por el cuarto durante una hora, y cuando hayan cesado ¡se abrirán las puertas y ventanaspara que se renueve el aire. Si; no basta una fumigación para quitar el mal olor; repítase á la t a r de ó al día siguiente. Si es algún lugar en que se renuevan- diariamente los- miasmas contagiosos, se fumigará dos veces a! dsa por mañana y tardé, hasta desinfectarlo enteramentCvÉN FAVOR DE LOS ARBOLEA -i No es verdad que de los viejos no se puede decir nada malo? -Sí, señor. -Pues... no quiero decir nada de este pollo. EL VECINO Si somos desgraciados- veamos por qué; si es por nuestra, culpa, enmendémonos si es por la de otros, no nos atormentemos. EPIEESTO. 1 J n médico, recientemente instalado en su nuevo domicilio, recibe á los pocos días la visita de un caballero, el cualle dice: -Perdone usted, doctor; me acabo de establecer en la casa de al lado, y vengo á suplicarle que me recomiende usted á su clientela. ¿Y qué industria ejerce usted? -La de pompas fúnebres. TENEDOR DE LIBROS La espina, al nacer, lleva ya la punta delante. OVIDIO. Los momentos que pasamos esperando la felicidad son superiores á los gue la misma felicidad nos proporciona. GOLDSMITH. SíO és buen- síntoma que I6 s árboI s del jardín empiecen á exudar goma, porque puede ocasionarles s ruina. Nada más- fácil que evitarlo. Se- quita lá; goma con un i n s t r s mentó cortante, se escariza la he rida; y se frota con acedera, y COE: bastante fuerza para que el zumo éjugo de esta planta penetre bicss, el tronco. Los arboles eni los ctialés. se hace esta operación no dan m á s goma- y en poco tiempo el leño y la corteza se consolidan y compaginan en términos que hasta- la: s cicatrices desaparecen... EL ACERO I n médico y un notario, ambos de buen humor, charlan en una ter tulia. Ayer íe volví á encontrar á usted en easa de uno de mis clientes- -dice el médico. Sí, señor... Me llamó, para hacer testamento... Yo soy el tenedor de liferos 4 e usted. para- impedir- que el acero se mohezca, he aquí una receta Un majadero sin grados- no es un sencillísima. majadero completo. Se frotan con cal viva iQs objetos SOMOZA; dé acero, y luego se zambuUén nagua de cal. Así lo hacen los cuchilleros ingleLas costumbres son como un collar de perlas; una vez deshecho el lazo, ses, según I dicen, con excelente r c ísulfadOí todas se desprendent LA- BtlETONEí, i 1 Neurastenia, anemia y debüMád general SBcniaeióilooiíel- ilIfibjreilio jVS ptas. farmí-