Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Córtese Por ésta raya. UN PARTIDOR DE NUECES fílv EL PERRO Y EL LOBO Un perro perseguía á un lobo cierto Jía, y conforme tras, él iba corriendo, de este modo decía: Temes mi ligereza y valentía... ¡Vive Dios! que si eres cobarde, no eres bebo, pues resistir á mi poder no auieres. Perdone el buen mastín- -replica el lobo parándose un instante; -si huyo así, jadeante, no es que tema tu fuerza ni tu mafia... ¡temo á ese cazador que te acompaña! Fuertes, sabios ó buenos á veces nos jusgamos, pues, como este mastín, nos aplicamos los méritos ajenos. V J W ílVOí j 4 íf -í: ii W ifíf EL HOMBRE Y LAS SERPl E N T E S í Un hombre encontró un día á dos serpientes que, presa de un furor inusitado, í X clavábanse los dientes, transmitiéndose el virus refinado. Intervino en el casoui- a tercera, que éw paz las puso hablando á su manera. E hombre así la dijo: Si no fueras, de fijo, la peor de las dos, es evidente que no hubieras logrado ponerlas así, en paz, tan de repente Esto prueba, y no engaña, que todo el que es malvado sólo con los malvados se acotnpaña. LOKMAN. (XraduccMn de Martf- Miguel) íor i J i y muchas maneras de partir una nuez. El que tiene buena den tadura, la utiliza en estos casos; el que tiene alguna fuerza, parte dos nueces al mismo tiempo juntándolas y apretándolas entre- las manos. También hay quien pone un dedo encima de la nuez, da un p u ñ e t a zo y parte la nuez, y se lastima el dedo. Lo m e j o r para partir las imeces es partirlas c o n un partidor. Y el que, al mismo tiempo, quiere e n t r etenerse un poco, puede usar e 1 partidor de nuevo s i s t e ma que a p a r e c e en esta página. Hay que clavar, no muy fuerte, un cuchillo de mang o pesado en el. d i n t e 1 de una puerta. Su propio peso lo dejará caer en la nuez, que se pondrá debajo. Para saber en q u e sitio hay que ponerla se moja el mango del cuchillo. Y al gotear, la gota de agua indicará el lugar en que debe colocarse la nuez, para que el cuchillo le caiga encima. No tardará el cuchillo en desprenderse de la madera, pues ya hemos dicho que no debe clavarse mucho, y al caer sobre la nuez, en cumplimiento de la ley de gravedad, la partirá perfectamente. 268 -38.6