Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1- -Quiero esa sortija. -He dicho que nunca- -replicó Narciso. -Ahora lo veremos- -dijo disponiéndose á saltar; pero Narciso, con admirable ligereza cogió un vaso que tenía sobre la mesa de noche, y sorprendiendo al ratón, lo dejó dentro como si estuviese en un fanal. Todo lo más de prisa que pudo se vistió y se fué á palacio; entró sin permiso en el cuarto del príncipe, y cuando estaba contando lo que acababa de sucederle, vio al ratón encaramarse por una cortina, y oyó su voz estridente que le decía: -Si no; me entregas tu vida voluntariamente, antes del mediodía, habrá muerto la princesita. ¡Él miserable había podido escapar! El niño levantó la cabeza, cruzó los brazos, y con voz enérgica repuso: -Aquí me tienes, mátame, con tal de que ella viva feliz. No había concluido la frasecuando sintió un golpe en el pecho, y cayó de espaldas al suelo. La princesa y Mirtila, que entraban en aquel momento, corrieron á levantarle; pero al verle páüdo y medio estrangulado por las patitas del ratón, exclamo la niña con acento desgarrador: ¡Dios mío, quitadme cuanto poseo, salud, riqueza y el derecho de gobernar estos estados; pero salvad á Narciso, de la horrible muerte qué ese animal quiere darle! Instantáneamente desapareció el ratón entre los dientes de un precioso gato blanco, y Mirtila se transformó, ante la vista de los allí presentes, en una niña ideal, de ojos azules, boca chiquita y bien dibujada y preciosos bucles rubios. Trocando sus regias vestiduras por el humilde traje de aldeana, se quedó en palacio en calidad de ayudante del jardinero, trabajando siempre con gusto porque Narciso pasSja el día á su lado. Pero como las acciones buenas tienen sti premio siempre, pasado algún tiempo volvió á presentarse el gato blanco que se habla tragado al ratón, y cogiendo á los niños con sus largos bigotes los trasladó á un castillo construido sobre las nubes, muy lejos de la tierra, donde la dicha es completa porque los conjuros de las hadas del mal no tienen poder para franquear sus murallas, formadas i) or el cariño que nace de la gratitud. MARÍA DE PERALES 282- UN INVENTO CONTINUACIÓN 7. Cuando revelan las pruebas encuentran cosas muy nuevas. fn V K- 8. Sus vecinos, estimados por lo finos y educados. 1 i OfeT ÉlllilllÉ iilllilil %i vS 9. Se dedican ¡santos cielos! á tirarse de los pelos. 10. Este señor tan doliente) que parece un indigente. fj g s- -i a. B II. Siempre en sus habitaciones está contando millones. 12. Un militar retirado, que da un susto al más pintado. Concluirá, -287-