Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS zantitli hasta el Cerote, lleven á una madre desvalida y triste algo que, én medio de su pena le sirva de consuelo, al ¡ver que los compañeros del hijo queridísimo se asocian á su dolor y tienen sentimientos humanitarios. Allá va lo que yo puedo dar, lo pesetas, y repito aquí lo que ya he dicho: siempre estoy dispuesto á torear en beneficios de esta índole, y con más gusto, con placer infinito, cuando el torero muerto es uno ue no llegó... un desgraciado que deja su hogar en las tristísimas cir tmstancias que lo deja al morir el pobre compañero Juan Alarcón (Maszanünito) VALENTÍN CONDE. Lo podría hacer alguien más florido; pero mejor sentido, no. En las anteriores líneas, que fueron á las cajas de la imprenta tal y como las escribió eí torero, puso éste su alma y dijo lo que sentía. El que escribe estas líneas lublicó su biografía en un periódico taurino. El Enano, 29 Enero 1899. Para aquel número escribió una autosemblanza en verso, y de ella toma- mos 1 Q más principal. Aquí estoy, ese soy yo; tal me pintan, tal me veo. ¿Feo? Quizá seré feo; pero lo que es chato, no. Como sólo por mitad tomaron nota de mí, claro que no estoy ahí como soy en realidad. Esa falta casi es a que mi genio declara, pues yo doy siempre la cara, aun cuando esconda los pies... Y esa es la virtud saliente a cuyo culto me inmolo; en lo demás soy un hoto por lo simple y lo inocente, No sé que ni en este suelo de miserias y de engaños, que en mis juveniles años estoy del mundo hasta el pelo; lo que haber sufrido pueda en mi humilde condición, lo guardo en mi corazón y en mi corazón se queda. Sufro, mas á nadie envidio; á lo que tengo me atengo, y gozo con lo aue tengo, y si falta, me fastidio. Así soy y i voto á tal! que no vuelvo la casaca, pues si el destino me atraca sé sujetarme á un jornal. Soy dueño de mi albedrío. y un filósofo profunde. Y ríase de mí el mundo, que yo del mundo me río. Niño, con el juicio huero... y en nna loca porfía, diez años ha, juré un día que yo sería torero Cuatro fuimos los que tal hicimos sobre el asunto: uno es cochero de punto; el otro, municipal; en la calle de la Palma tiene el otro droguería, y yo tengo todavía el juramento en el alma, Si no lo tuviera, ¡oh! (lo confieso y soy sincero) ¡ni yo sería torero ni Cristo que lo fundó! Mas recuerdo la porfía cual si la estuviera viendo, y me matará un berrendo ó me saldré con la mía. Y si libre de un revés meto en el arte la pata... i Cámara, vaya una lata que les espera á los tres! No quiero extenderme más, muchas cosas he callado... mas creo que me he pintado por delante y por detrás. Quien tenga jeío que aborde y verá, si se molesta, un poco de lo que en ésta no dice VALENTÍN CONDE. cornada en la región anal, de la que falleció á los cinco días El diestro cordobés Antonio de Dios (Conejito) tuvo algunas cogidas graves; pero indudablemente la mayor, que- fué la determitiante de au pérdida de facultades, la sufrió en la plaza de Barcelona el día 12 de Abril dé 1903. Al dar el tercer pase al toro primero de la ganadería de Surga, fué enganchado, y recibió una cornada gravísima en la parte interna del muslo derecho, con rotura de la vena femoral, por incisión de la comunicación con la safena interna. Curó de este grave percance; pero fué tal la pérdida de fuerzas, que, aunque volvió á torear al año siguiente y continuó hasta el 1908, nunca pudo volver á ser quien era y decidió retirarse de la profesión. Cuqui, Melenas y Compañía, Valencia. -Pregunten ustedes de las corridas toreadas y les contestaremos; de las ajustadas y no toreadas no podemos señalar número sin exponernos á que reclame alguno de los interesados ó sus partidarios porque no citemos alguna de las que tuvo pensamiento de torear. La suerte que ejecuta Rodolfo Gaona la denominamos nosotros de frente con el capote por detrás, y otros la califican de otro modo. No pretendernos tener razón; pero así la denominarernos siempre. Las banderillas, en la suerte que hemos dado en llamar del trapecio sin hilos, al que se la hemos visto ejecutar primero ha sido al actual espada Galbto. Sr. D. L. F. Colmenar Viejo. -El toro que rompió plaza en la séptima corriaa dé abono del año pasado, 1910, día 5 de Mayo, era de la ganadería de ese pueblo, de los herederos de D. Vicente Martínez, berrendo en ne ro, cornicprto, fino de cabos y de tipo excelente, llamado Castañero. Fué bravo y de poder, haciendo la pelea de varas en un solo tercio, aceptando seis varas, dando tres porrazos y malhiriendo dos caballos. Esto es lo que desea usted saber y ya está contestado. Un suscriptor aficionado, Madrid. Ya hemos dicho á muchos de los que nos han preguntado todos los detalles relativos á las tres corrida que toreó en un día Rafael Guerra, y que fué el 19 de Mayo de 1895, s l s plazas de San Fernando, Jerez y Sevilla, alternando con Pepete. Fabrilo y Fuentes, al lidiar toros de Saltillo, Cámara y Muruve, respectivamente. Los demás detalles ya se han publicado en esta sección y no hay para qué repetirlos. Pespüés de escribir esto duró poco, pues, en efecto, como se temía el, un toro lé mató en Villa del Prado el 9 de Sepíienibre de aquel año. Conocía bien el mundo á pesar de sus pocos años, pues se abrió una suscripción después de muerto para socorrer á su familia y no pasaron de un pequeño puñado de pesetas las que se recogieron. Nos place haberle dedicado un recuerdo al hablar de la fiebre literaria que ha entrado á nuestros coletas. AVERIGUADOR TAURINO Un reciente machaquista, Zaragoza. -Hay varios tratados, grandes y pequeños, en los que por muy poco dinero puede usted aprender la calificación que. se da á los toros, según su pelo. Para darlo en una contestación de éstas ocuparía mucha extensión, pues hay muy cerca de cuarenta definiciones distintas, y no resultaría esto una contestación, sino casi un tratado de tauromaquia. Larga cambiada de rodillas es la que se da en esta posición, indicando al toro la salida para los terrenos de dentro, ó sea las tablas, y se le da a! llegar á jurisdicción por el de fuera, ó sea hacia los medios. El toro que mató á Ignacio Laza se llamaba Atrevido, y pertenecía á la vacada de López Navarro. La cogida ocurrió en esa plaza el día 24 de Mayo del año 1903; dio el diestro unos lances de capa y perdió el capote se quitó la montera, y con ella cambió varias veces, siendo enganchado en una de ellas, sufriendo una