Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IPS TOROS NOTAS TAURiNAS HISTORIAS NOVELESCAS ONAMZllSADE B 0 NÁRILLO, A unque en parte tienen razón los que al hablar de tiempos que pasaron afirman que va desapareciendo el tipo del torero antiguo, duro y guá- Lo que ahora tienen, por regla general, es cierto baño de mundología que no tenían los toscos toreros de antaño, á pesar de su frecaeníe trato con las gentes de alta alcurnia. Por poco que haya andado por el mundo un diestro de los actuales, ha adquirido costumbre de sentarse á la mesa en hoteles importantes al lado De toreros de otros tiempos se re: fieren hazañas de guapeza y matonismo que no siempre serían producto del v erdadero Talor, sino del afán inmoderado de exhibirse y echar fanfarronadas que no siempre llegaban á cumplir. Además BO debe olvidarse que se cuentan muchas cosas y muchos lan- po en todos los lances, dentro y íuera de la plaza, no están en lo firme en absoluto, pues aún quedan restos de aquella pujanza y no faltas caracteres que no desdicen de lo que fueron aquéllos. de gentes educadas, ha viajado, en trenes de luj o y ha adquirido hábitos que le dan cierto barniz que no pudieron adquirir en otros tiempos, aparte las dos ó tres grandes figuras, y siempre con ciertas limitaciones. ees que no tienen, naaa ae verúao. JNo ocurre lo mismo con el que es objeto de estas líneas. El suceso que- vamos á detalla! tuvopor protagonista al matador de torosFrancisco Bonal (BonariUo) y si-