Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V 9 1 T s: í A UN M U L T I M I L L O N A R I O El destino brutal ha separado mi vida de la tuya, y lo lamento con la sinceridad de un hombre honrado que no tiene doblez ni fingimiento. Jamás he de encontrarte en mi camino! i Cuánto, cuánto lo siento! T u destino es gozar, y mi destino es... i de dos inil pesetas con descuento... Comprenderás que no es la culpa mía, pues de serlo, i por D i o s! que arreglaría las cosas de tal suerte y con tal maña, que antes de un mes mis reales plantaría en el Banco de España. P e r o sí, sí; con veintinueve duros que percibo mensuales p a r a salir de apuros, pagando restaurante café y estanco, i cualquiera se desprende do imos reales 3 los planta en el Banco! N o es posible, ¿verdad? Pues mira, chico, si eres tan generoso como rico, podemos arreglarlo de otro modo. Cambiamos los papeles, y esta resuelto t o d o! T ú vivirás ceñido de laureles, soñando con las hadas y las brisas, néctar bebiendo y mieles y suspiros y lágrimas y risas... Y o viviré, ¡ay! soñando, en medio de horrorosas desazones, que algún ladrón de fama, desalmado y audaz, me está robando diez ó doce millones que tenía debajo de la cama... ...Porque es de suponer que atesorando un número tan grande de billetes, tú no puedes saber dónde los pones ni en ciué sitio los metes. I 1 s tendrás á gruesas, carros, á montones, dando por las camas, por las mesas, ir todos los rincones, ir el fogón, los platos, las artesas, 3 pasillos, los muebles y la ropa, en cuántas ocasiones comer te habrás puesto distraído, 1 notar que venía, por descuido, 1 cheque de mil duros en la sopa ima carta de pago en el cocido... Yo, en cambio, muchos días e encuentro tan hambriento, le, á falta de garbanzos y judías, giero tres ó cuatro poesías mo único alimento. Verás, v e r á s recuerdo de una noche, che del Carnaval dulce y liviano te la alegría y el dinero junta, en la que yo me hallaba de dinero alegría á la séptima pregunta, le regresé á mi casa anonadado ir amargura inmensa, después de buscar sin resultado t toda la despensa 3 restos del festín de la mañana de pasar revista pucheros, armarios y vasares, voré un tomo en folio de cantares sgante y ameno le me enviara un vate modernista, casi me enveneno! Así es mi triste vida, amigo mío, no habrá quien me niegue le, en tanto el mundo sin cesar naví: ir el piélago inmenso del vacío, imo tú mi fortuna no mejores, imo me desampares, guiré del destino los rigores, msando con envidia en tus dolari sufriendo con calma mis dolores. MARCIANO ZURi i A. Í? SS JOíbtijo de Regidor. T 5 e tniestro Concurso. Xemat Kl aoctorP.