Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fílESA REVUELTA Fara turnar, encerraos en una nabipor el tubo C, comprimirá el aire del j depósito inferior obligándole á pasar I tación cuya superficie sea exactamenpor el tubo A al depósito superior. te de ocho metros cuadrados, v cuyas Este aire comprimido impele el agua ventanas estén orientadas al Norte. No fumad cuando haga buen día, á del depósito superior, que saldrá for el ttibo B, llenará la taza y volverá á causa del calor; ni cuando llueve, á causa de la humedad circular en la forma descripta. Este buen señor debe ser un buen RELOJES CURICSOS humorista. A cualquier fumador que le vaj a con esas historias, se le ríe en pesar de los progresos modernos, sus barbas. Sujeto hemos conocido rara vez oímos hablar de relojes! nosotros que con 40 grados de fiebre tan completos como los que se cons- fumaba golosamente, su cigarrillo. truían cuando eran mucho más caros TENAZA FXTENSIBLE y relativamente escasos. En 1760 le regalaron al rey Jor- T J e aquí un objeto comodísimo, que ge III de Inglaterra un reloj, que era puede emplearse para los usos una especie de almanaque mecánico. comunes á toda clase de tenazas y Indicaba las fechas y la duración de para sujetar objetos cuyas dimensiolos días, según las estaciones del año nes no cabrían en las tenazas coy, sin embargo, no era más grande rrientes. que los relojes corrientes de aquel La extensible Starrot es, como lo tiempo. indica el dibujo, un instrumento comNapoleón I tenía un reloj que se puesto, uno de cuyos brazos puede daba cuerda a sí mismo, por medio de una palanca con un contrapeso, que subía y bajab? á cada paso que daba Bonaparte. 1 mismo principio se aplicó después a los podómetros. El duque de Wellington usó otro reloj con el cual se podía saber la hora á obscuras, contando los eslabones de una cadenita que al tirar de ella dejaba salir un número de eslabones igual al de la hora. Un aldeano mgenioso regaló á Catahna de Rusia Un reloj construido por él, que tocaba un aire musical al miámo tiempo que se movían unas figurillas mecánicas diminutas representando la resurrección del Salvador. Dicho reloj tenía el tamaño de un- huevo de gallina. los veinte años el 7- 5 Ci or 100 de- las muchachas que se casan rnenores de doce años. M A Í Í A V I L L A QUICU GICA A p uando Thimoty Martín salga del hospital de St. John, üonde ha permanecido cerca de un año, será sin duda, una de las pruebas inás con- vincentes de los extraordinarios progresos de la cirugía moderna. Martín cayó entre una máquina que estaba funcionando v su cara quedó cogida entre dos ruedas, que se la destrozaron hasta el punto de hacer desaparecer todas las facciones. Al cabo de unos días, los rnédicos del hospital, maravillados de la vitalidad del paciente, resolvieron, no sólo curarle, sino hacerle una cara nueva, y con distintos pedazos de piel de sr cuerpo fueron construyéndole las distintas facciones. Ya se le han puesto labios, orejas y mejillas, y puede hablar perfectamente. La última operación que se le ha hecho consistió en hacerle una nariz con el dedo meñique de la mano iz- quierda, y la operación ha tenido tanto éxito, que dentro de quince días saldrá del hospital con una cara nueva, la cual, según dicen las personas que conocieron á Martín antes del accidente, es de expresión mucho rná? agradaíjle que la que tenía antes d accidente. CHISTES MITOLOGÍA CONSEJOS DE FUMADOR n coleccionador de pipas, M. de Walteville, ha hecho públicas algunas de sus observaciones personales. Pretende dicho señor que si el cigarro y el cigarrillo son esencialmente cosmopolitas, el modelo usual de la pipa puede servir para caracterizar el espíritu de una raza. Así, por ejemplo, el desenvolvimiento de la una será proporcional á la actividad de la otra, y viceversa. Pero, aunque la pipa sea larga o corta, pequeña ó grande, M. Walteville ignora el arte- de aculotarla. Dichosamente, respecto a este asunto tenemos los consejos del buen hombre de Courteline, quien, además, nos da las siguientes reglas para fumar bien y saborear como corresponde el tabaco: No tomar la pipa sino con la mano enguantada, evitando el contacto def tubo con la piel. Cargar nuestra pipa contrariamente al hilo del tabaco. Fumar las pipas en iguales momentos que ló- hicisteis el día anterior, y cuidad de que los intervalos entre una y otra aspiración sean regulares. u separarse del otro lo suficiente para que al cerrarse la tenaza puedan quedar sujetas en ella piezas de 40 milímetros de grueso, y esto sin distinción de forma. Su manejo es sencillísimo, pues cualquiera que sea el grosor del objeto que haya que sujetar, los mangos de la tenaza 4) ermanecen á igual distancia. LOS MATRIMONIOS EN E L T U KESTAN I Tn antiguo catedrático de Litera tura griega y latina tiene la manía de aplicar á cada paso una cita mitológica. Si tiene sed, es como Tántalo; si cojea, es como Vulcano; etcétera, e t c Días pasados fué á consultar con un médico, el cual le dijo: T i e n e usted una enfermedad en el hígado. -i Como Prometeo -contestó orgulloso el profesor. LA ORDEN l Gobierno ha reglamentado recientemente la edad á que pueden casarse las jóvenes del Turquestán. Antes era cosa corj- iente, entre las muchachas mahometanas de la com. arca, el contraer matrimonio desde los diez á los doce años; pero según la nueva ley, ya no podrán casarse antes de los catorce. La reciente ley obedece al hecho comprobado de que mueren antes de E A la puerta de un local donde se ve -rifica una fiesta, hay un guardia con orden de rechazar a todo el que pretenda entrar. Un caballero se abre paso entre los grupos y, al llegar á la puerta, le dice con energía el guardia: ¡No se puede entrar! ¡Pero si yo no quiero entrar... ¿No... Pues entonces, pase usted... UN MEDIO ntre pintores: -Quisiera hacer u n cuadro para la Exposición próxima, pero creo que me faltará tiempo material para desarrollar nii idea. E