Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OJ) RiAMOs r e producir a uí las observaciones que hicimos r cc i e nteniente en elogio de los que buscan la calma apetecida lejos de las playas de moda, en los sitios ocultos y apacibles. Porque pocas regiones como 1 a Montaña ofrecen ta n t o s rincones para el d e s c a n s o del cuerpo y del espíritu e n plena Naturaleza, q u e se entrega c o n amor á quien con amor la solicita. Hasta los pueblos que, como Liérganes y Puente iesgo, lian t e nido que modernizarse para albergar á los que buscan sus virtudes curat i y a s c o n s ervan, sin embargo, e 1 aspecto de quietud y de reposo que anhelan los náufragos de la vida diaria. L i é r ganes se La cruz de Robalcava asienta en u n a cañada, á orillas del Miera; tiene sitios pinto r e s c o s, corpulentas alamedas, extensas pra d e r í a s bien cuidadas. Puente Viesgo está á orillas del Pas, y abunda en espléndidos pai sajes, donde s e goza de encantadores puntos d e vista. El hombre cansado del bullicio de 1 a ciudad y a b u r r i d o del constante ajetreo de la vida moderna- -pues esto es lo que más aburre, aunque p arezca parado j i co, -encuentra en estos rincones solitarios 1 a realización de su sueño veraniego. Porque en aquellas lejanías, el pensamien t e ausente d e s u s diarias preocupaciones, s e complace en ascender a los espa c i o s inefables.