Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS BAÑOS DE MAR EN LOS NIÑOS pr stamos atravesando la época calurosa que destinan las familias á l, ír de Madrid y buscar en nuestras hermosas, playas gspañolas el fresco y i -raclable bienestar de qiie carecemos en la corte. Ha lieá s o el mopientp de bañar en el mar á. los pequgñuelos, á fin de fortalecerlo: -y preparar SUS débiles organismos para que resistan las niúltiplcs variedades atmosféricas que en iin mismo día ¡nverpal sg su ceden gn este sr. clo madrileño, tan incleniepte para ellos, Indispen ablc es, para conseguir este que. tengan las madres una ligera idea ce las reglas preceptivas que la higiene aGonsgja como más convenientes para el uso de los bafigs de mar éji los niños y el género de vida que d: n llevar éstos durante su pgrpianpncia en las costas. Las costas f, c deb n elegirse para bañar á los niños no deben ser aquellos puertofí (le n ai- impuestos ppr la moda; en éstos se aglomera mucha gente, resH- inndc, por eonsiguieiite, perjudiciales; escpged para vuestras familias un puerto tranquilo y de pocp movimiento, gn donde no sólo se bañen- os pequeños, sino que también podáis dejarlos descaU? os, para que jueguen y corran por la playa, eijtrando y. saliendo en el agua cuanto les plazca, recibiendo la brisa marjna y la influencia vivifi cante de los rayos del sol, que és lo que les tonifica. El baño de mar; ejerce, en los organismos una acción tónica, no sólo por la composición del agua, sinp por su temperatura; éstos deben tomarse de ola, que percutan bien en el cuerpo del niño, graduándose su duración según la resistencia del pequeñuelg. No se les dará iiada más, que un baño diario, para que sus sensibles cuerpos reaccionen bien. Las reglas, anteriores sC: sintetizan en los preceptos siguientes: I. Todo niño sano no necesita más baños que los diarios de limpieza; 2. Tampoco se los. bañará en el mar si no han cumplido tres años; podéis hacerlo en casa con agua marina, y, á no ser posible, con agua salada. y 3. Si al meterlos en el mar gritan y se aterrorizan, sacarlos inmediatamente y les evitaréis tal vez alguna enfermedad grave. 4. Dejarlos todo el tiempo posible en la playa, que reciban el baño de aire de niar, que les conviene para su desarrollo más que el baño de águá. 5. Dejarlos descalzos, que jueguen con la arena mpjada, que sunierjaii sus piececitos en los charcos, por ser estp verdaderamente sanp 6. Bañarlos tres hprasdespuésdel des- ayuno y darlos de comer algo si lo desean. 7 ¿Sabéis cuál es la liora más conveniente para bañar á Ips ijiños? Las once de la mañana. 8. Cuidar que no entrep en el mar sintiendo frjo; qug paseen p se, abriguen antes, hasta que desaparezca esta sensación. Antes de decidiros á salir de este invernadero, para buscar una costa qué convenga á vuestros hijos, debéis tener en cwepta: I. Q u e l a cpsta del Nprte ó cántabra sólo cpnviepe á los niños de constitución débil y enfermiza, que necesita recibir la impresión de uft -gran oleaje, que es lo que ocurre en ésta. -2. La del Sur y Sureste, ó del Mediterráneo, conviene á los nifios muy linfáticos, raquíticos ó esgrofulosos, que necesiten un oleaje blando, para qup sus cuerpos reciban upa impresión moderadaSi practicando, estos conocidísimos preceptos, consigo el fin para qijg fueron escritos, tendría una verdadera satisfacción en haber hechoalgp en pro del delirio que padezco por proteger á la niñez. DR. B A R B A N T E -263-