Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS dirse de sus queridos amigos los aboñadosi, Cuándo cesó. e l S r Miembro, antes que la plaza saliera á subasta, durante el tiernpo necesario para seguir los trámites- legales, la tuvo 1: Diputación sin empresa. Fué. esto en lo; meses de Febrero Marzo, y en subastas parciales sacc la Corporación propietaria tanta renta al edifacio. como si la hubiera tenido arrendada á una buena empresa come lá que vino después, pues hay que teher en cuenta que sólo se dieron cuatro ó, seis fiestas y sacó algunos miles de duros muy saneados. Además, no rabemos por qué creemos que el Sr. Mosquera no tendría qué. nacer grandes esfuerzos para volver sobre su acuerdó; pero si no volviera, en cuanto transcurra el plazo breve en que quedará de una manera definitiva acordado si sigue ó no sigue, habrá quien dé corridas, y cuando se subaste la plaza no faltarán uno, dos ó varios que vengan á ella, quizá porque no estén bien con su dinero ó bien porque sepan donde les aprieta el zapato, pues donde menos se piensa salta un Mosquera. Lo que nos parece indudable es que con esto, con lo otro y lo de más allá, se- van á acabar los toreros de 6.000 pesetas por con ida, los toros de 2.000 por cabeza y poco á poco las 300.000 pesetas de producto anual por la finca de la Diputación. I erp ¿acabarse los toros en Madrid? Eso. nunca. ¡Ojalá! y fuera Mosquera el que continuara; pero si no es él habrá toros mientras haya ganaderos y toreros, que no se van á resignar á cambiar de oficio por obstáculo más ó menos. El tiempo lo dirá y puede que no tarde mucho. Es un volurnen muy útil, para todos los que gustan de conocer la historia de la fiesta española, y- ojalá! hubiera en todas las pobíácionés de importancia uH cfoiiista taurino, que con tal paciencia é impáícialidad recopilara. Como pri- ncipio trae: unos réeuér- dos de la plaza vieja, almeriense y dé la juventud del autor, en los que desfilan desd. e Manuel Doniíñg. üez f el Tato ha: sta Fernando Gómez Gallita) Aunque parece. libra regional, no lo es, y quien lo lea, sea. de donde e, fuere, lo guárdárá, Con el titulo de L ¿Í i4 í ¿aí ha pu blicado una. novela él reputádú escritor Sr. López PiriiHos, que tan popular há hecho él seudóninió de Parmeno. Trata en ella de; ía. yidá: del torero, y por esto creemos sé debe, incluir en, las. notas bibliográfitó- tauritiás. Este libró tendrá dofiíé público que los puramente literarios ó, ípsexclusivaméntfe técnico- taurinos. Los amantes- de- la literatura, sább- rearan con fVüicióh las galas retóricas del lenguaje y el arte con que él autor de la novela ha sabido dar vida á los personajes, y el etitendido en cosas taurinas se convencerá de qiié hay también buenos escritores- que gustan de la fiesta típica génuinamen- te española. El interés tío decae hunca, y tinas. veces con chispazos cpmicos, otras con negras pinceladas draríiáticas, sé conserva hasta el final, en que las amarguras de verse inútil obligan al que creyó llegar á un alto puesto taurino á privarse de la vida. Bueno es que rompan el fuego los buenos y sea la literatura taurómaca lo que fué en otros tiempos. II de telón, dos ayudados y cuatro preparados dé pecho. Cuadró el toro y D. Luis entró muy rápido para dejar una estocada un poco ida y contraria, que, fué suficiente para que el cornúpéto doblara y el nuevo diestro escuchara una ovación. Al cuarto toro lo mató Mazzantini- con tres pinchazos en hueso y una colosa- i estocada. La ovación que escuchó por la, muerte de este toro fué uiiánime y duró largo rato, pues el toro estaba muy quedado y el espada entró siempre bien á herir. Al sexto lo puso en condiciones de ser arrastrado con seis pases de telón, uno preparado de pecho y tres medios pases como preámbulo de una estocada baja. Escuchó palmas de simpatía. Esto fué lo que hizo el gran estoqueador de toros Luis Mazzantini el primer día que actuó en la plaza madrileña como matador de toros. Sr. D. R. C, Sevilla. -Los espadas Bombita III y Manolete tomaron la alternativa los dos el mismo día, 15 de Septiernbre de 1907; el primero en San Sebastián, de manos de su hermano Ricardo, y el segundo, en Madrid, de rñanos de su p. aisano Maohaquito. Sobre si una corrida habíaempezado antes que la otra, se suscitaron dudas acerca de cuál de los dos sería primer espada cuando toreasen juntos. L a primera ocasión se presentó en Córdoba el día 27 del mes en que se habían doctorado: Para evitar un conflicto, á petición de la autoridad, se sometieron á un sorteo para aquella corrida sólo, sin que el resultado sentara jurisprudencia. Aquel día le correspondió ser primer espada á Manolete. Al año siguiente, como ambos seguían en la creencia de sus reseectivos derechos, á instancia de algunos amigos se sometieron al resultado de un sorteo, que presidió el veterano matador de toros Antonio Moreno (L agartijillo) aceptando previamente como cosa definitiva lo que resultara Le tocó ser primero á Manuel Torres, y desde entonces esa es la antigüedad de estos dos espadas. Dos aficionados de verdá resi- dentes en Valencia. -Sólo á una parte de su pregunta podemos contestar) y es á la segunda. De los matadores actuales, el que más toros lleva muertos á una estocada es Machaquito. Lo demás tiene por objeto molestar al diestro Gallito, y- nosotros no nos prestamos á esas combinaciones. Sr. D. E. R. R. Albacete. -Cuando un novillero actúa de sobresaliente con iih matador de toros, d e e alt rnar eii- ui es con él y en toda lá brega de la corrida. El periódico á que usted sé refiere en su carta no se oublics ahora. toros en Almería, D. Ángel CasTAURINO tañedo, ha escrito un libro con el tíSr. D. B A. Albacete. -Luis Maztulo de Torerías de la tierra, y es de zantini toreó por primera vez en Maesos que se leen hasta el final por Ios- drid, como matador de toros, el día 29 aficionados. de Mayo de 1884, alternando con Ra No ha seguido el moderno proce- fael Molina (Lagartijo) quien le cedimiento de hacer hablar á los tore- dió el primer toro de aquella corrida, ros, ni el acomodaticio de contar lo que pertenecía á la vacada de doña bueno y callar lo malo, no. Dolores Monje, viuda de Muruve, y Torerías de la tierra es una comse llamaba Mon o. Este toro fué j i l pleta histoiia de la plaza de toros de eado por Manuel Calderón y José BaAlmería, desde su inauguración en yard (Badila) y lo banderillearon, 1888, hasta el final de 1910. Lo que ha por cesión de los banderilleros de La, ocurrido en dicha plaza durante los gartijo que en aquella ocasión eran últimos veintidós años lo especifica Manene y el Torerito, los de Luis, que detalladamente el Sr. Castañedo, sin fueron en aquel firimer toro que mató aplaudir ni censurar sistemáticamente en Madrid Santáfe López (Pulgüita) k nadie. Se entera el lector de todo y José Galea sin c (Ue la lectura le canse ni le conMázzantiní recibió los trastos de traríe si acaso alguno de sus ídolos manos del coloso de Córdoba y dio al ha toreado allí y vo hn nnedado bien. de Muruvé seis pases con lá derecha. LIBROS T A U R I N O S AVERIGUADOR p l veterano de los que escriben de