Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS Carpintero fué después; pero con idéntico resultado, pues no tenía otro sueño que estir el traje de luces. reo en Carranza, primera vez que formalmente figuró como espada. Era único espada, y mató dos toros. Su yZ H lo hizo en Ordufia y th líafó éif Mayo y Junio de dicho año 1907. El 16 de Junio debutó en Bilbao, y acabó el año sumando 18 corridas dé novillos. Marchó á Méjico en el invierno dé 1908, y toreó allí buen número d e funciones. El 25 de Abril de 1909 sufrió en Bilbao urta ¿ornada en un muslo que le obligó á guardar cama por espacio de más de cuarenta días. Debutó en Madrid el 23 de Octubi e de 1910, y no pudo matar más que un toro de Olea porque se hizo de noche. Le repitió la empresa el 13 de Noviembre, con Eusebio Fuentes, y á causa de la cogida de éste tuvo que matar tres de López Quijano. En el año actual lleva toreadas hasta la fecha unas 25 corridas en las plaz- as de Madrid, Bilbao, Santander, Valencia, Valladolid, Zaragoza. Barcelona, Málaga y La Línea, faltándole aún por torear otras 12 ó 14, si no le salen más. Por regla general, ha quedado bien, y rara es la plaza en que no le repiten, siendo ésta la mayor demostración de su verdadero valer. Si no se tuerce; si continúa con las aptitudes y voluntad demostradas hasta ahora; si, además de esto, avanza y aprende, como es natural, será uno de los toreros que ganen dinero y empujen, pisando los talones á los que hoy ocupar las primeras filas. Lástima grande sería que no llegara al sitio que debe y puede ocupar. No lo lamentaría él solo, sino todos los que, en lo poco que le han visto, han observado condiciones excepcionales. DULZURAS. ¿QUE N O HABRÁ TOROS? 1 os alarmistas han hechc. correr la especie de que los toros se acaban, y hay quien cree de buena fe que la plaza de la carretera de Aragón va á permanecer cerra a por tiempo indefinido. Cuando escribimos estas íneas no se vislumbra un arreglo de cerca ni de lejos; pero es muy posible que cuando salgan á la luz hayamos encontrado algo que nos dé solución definitiva ó por lo menos temporal para ir pasando hasta que las aguas vuelvan á su cauce. No somos pesimistas; mayores apuros ha habido en otras ocasiones y se vencieron las dificultades, aunque una de las veces con perjuicio para los abonados, que se quedaron como recuerdo con dos billetes de dos corridas que prometió y no dio un empresario, que hizo mutis por el foro sin despe- 5 u padre le sometió á algunos castigos fuertes, y acabó por ceder y otorgarle permiso para que firmara contratos y torease. El día i. de Agosto de 1906, cuando aún no tenía diez y seis años, to- padre fué á verle y quedó maravillado de sus disposiciones toreras. En Baracaldo trabajó aquel mismo año. En Vitoria voreó el domingo de Pascua del año siguiente, y también