Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
jcnn mES A REVUELTA URín 5 mA 5 E 5 ANeCbüTA t CIC CAR 1 ATURA 5 C Concarso literario de Blanco y N e p A dvertimos á los autores de artícu los y composiciones no admitidas, que pueden recoger sus originales, conforme se indica en las bases del Concurco, hasta fin de Agosto próadmo, en la Secretaría de BLANCO Y NEGRO, todas las tardes laborables, de tres á siete. Pasada esa fecha, loa trabajos no recogidos serán inutilizados. tralia; que tiene 144 metros... ¡Una friolera! Recogemos- estos datos de una revista que nos merece nucho crédito y bajo la fe de sn palabra; pero si alguno de unestros lectores los pone en tela de juicio, puede comprobarlos por sí mismo para quedar satisfecho. RESISTIÓ LA TENTACIÓN VERDADES Y MENTIRAS EL PARAÍSO DE LOS LEGISLADORES C stá en los Estados Unidos. Alli se gastan más de 25 millones de pesetas anuales para el sostenimiento de los representantes del país, que son 483: 391 diputados y 92 senadores. Oigan los nuestros, ara que sé les haga la boca agua... Cada representaiite cobra 35.000 pesetas al año, más 7.500 para un secretario (que algunos se fuman) más 750 para gastos de secretaría y su correspondiente franquicia postal... ¡Ah... Cada uno tiene en el Capitolio (que está en Washington, como es sabido) un despachito ricamente amueblado, con luz, agua, teléfono, e i c á cuenta del Estado, como es natural. Y ¡el colmo de la comodidad: tienen un tranvía eléctrico á su disposición, que les conduce por an túnel á la Biblioteca, que está un poco alejada del Parlamento (Capi- toliáH Bueno, pues á pesar de todas estas gangas, aquellos representantes tienen una fama medianeja... ¡Da miedo pensar cómo serían si no llegan á co 6 rar un céntimo legalmente! ARBOLES G GANTES U asta ahora, los árboles más gran des de estos tiempos estaban en California, según dicea los que entienden de estas cosaí; porque nosotros no lo hemos podido comprobar. Pero de hoy en adelante, este honor está reservado para Australia, en opinión de los aludidos señores. El mayor árbol de California mide 102 metros, altura respetable, dicho sea en honor de la verdad. Pero no es nada junto á su compañeFo el de Aus- l i s s Jane Addams es una mujer in corruptible, y si nuestra madre Eva hubiera tenido la mitad de la fuerza de voluntad que posee la bellísima miss Addams, estamos seguros que entre los diferentes pecados que heredamos de nuestros primeros padres no se contaría la vanidad. Miss Addams asistió á im banquete que dio el Unión Leagne Club, de Nueva York, al ex presidente Roosevelt. Miss Addams depositó su sombrero en el guardarropa y cuando presentó la contraseña, al retirarse, resultó que su sombrero había desaparecido y tuvo que volver á su casa con la cabeza descubierta. Los directores del Club, apenas se UN SINCERO convencieron de que el somÉrero no parecía, enviaron á miss Addams un- ¿Qué amores le gustan á usted cheque de 50 dollars y una carta presentándole excusas por la desapari- entonces? -A mí los puros, y si son de la ción. Vuelta Abajo, mejor. Miss Addams devolvió el cheque, diciendo que jamás había usado somEL PESO breros que la costaran más de diez p ntre banqueros: dollars y que por más que había senti- ¡Estoy contentísimo... Hace do la tentación de comprarse un som- dos días que soy padre de un niño brero del valor del cheque, había po- muy hermoso... G o r d o grande... dido, aunque con gran trabajo, conte- ¡Pesa diez libras! ner su va nidad femenina. ¿Esterlinas? Los directores del Club enviaron á LA FUERZA miss Addams entonces un bouquet de orquídeas cuyo valor era de cien do 1 I n atleta se vanagloriaba de romper llars, con una cinta en que había un de un puñetazo el mármol de letrero dorado que decía: A la mujer una mesa. más virtuosa de Nueva York. -Yo hago mas que eso- -le dijo uno de ios oyentes. -Yo paro un tren con ana mano. ¿Es usted Sansón? -No, señor; maquinista de ferrocarril. LOS N O M B R E S CHISTES I J n paleto hace testamento, y el no tario le pregunta: ¿Cuántos hijos tiene usted? -Cinco. Y cuatro que se me murieron. H e tenido níieve. ¿Y cómo s e II a m a b a n l o s muertos? -Como todos los que se mueren en este pueblo: difuntos. LA VERDAD I de marca D os embusteros en un café. mayor están hablando Un individuo que los conoce á fondo, dice á un caballero que tiene á su lado: -Mire usted; son tan embusteros que para engañarse mutuamente son capaces de decirse la verdad.