Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
s MADRir- AL DE MIS AMORES Negros ojos soñadorcb, que como espadas fulguran frescos labios de coral, y que hieren como espadas; trovadores saeteros de Cupido, de un florido madrigal. tormento del alma mía, yo os recuerdo dolorido De un madrigal que es mi vida desde un día vosotros sois la canción, que una mirada mortal, rojos labios, que fingida á mi corazón lanzada, tenéis una fresca herida la llevo como un puñal que llevo en el corazón. en el corazón clavada. Ojos. negros, ojos sabios Esos ojos me atraviesan en la ciencia del amar; con su mirada homicida, i oh, qué bien sabéis negar pero esos labios me besan lo que conceden los labios! en los labios de la herida. ¡oh, qué bien sabéis al punto esgrimir la negación Corazón, tú morirás cuando el peligro está jimto de soñar, si no te abstienes. á la misma perdición! Corazón, ¡adonde vas con todo el amor que tienes! Esos labios, esos ojos Madrigal de mis amores: que para siempre perdí... entre espinas ¡son tan negros, son tan rojos... y entre flores Sangre y luto para mi. me asesinas, me asesinas. Negros ojos que conjuran la tragedia en sus miradas, Que no me vuelvan á hablar esos labios tan risueños, y que esos ojos sedeños no me vuelvan á mirar, porque quiero descansar en la nube de mis sueños. Que en mi dolor no se obstinen, LC que, ya de una vez, terminen las ansias que desfallecen... ¡Que esos ojos me asesinen y que esos labios me recen! JULIO HOYOS. l u M