Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MESA HÜJUnif CURyQ 5! bAbE. 5 AN ¿QbATA 5- i CAR 1 ATURA 5 f D VERDADES Y MENTIRAS LA ¡ELECTRICIDAD TLAiNTELlGENCJA UN ANTIGUO BACTEMOLCGO p r n Suecia, y por iniciativa del ilustre profesor Arrhenius, se acaba de realizar un curioso experimento que, aunque por su pequenez y por su fecha reciente rio sirva para deducir consecuencias generales, no deja de ser impresionante. Escogiéronse 50 alumnos de una cuela pública de Estockdlmo, lo más iguales que fué posible en edad, salud estatura, desarrollo físico é intelectual, y se los dividió en dos grupos: uno, para ocupar un aula Sometida metódicamente a descargas déctricas, y el otro, un aula de las corrientes. Al fin del primer semestre escolar, Ls alumnos sometidos á ¿a influencia de tó electricidad habían aprendido mejor, y más pronto las lecciones y habían estudiado con mejor voluntad que los compañeros de la otra aula. Además, parecían más robustos y con mayor alegría y vivacidad. Conque ya se sabe el sistema para criar sabios y robustos escolares... ¡Duro con la electricidad f LOS CARACOLE? C e cree generalmente que la te rrible teoría de los microbios- -causa de tantos disgustos y preocupaciones- -es una conquista reciente de la ciencia moderna; pero parece que ya se conocía, aunque no en todo su esplendor, en los últimos años del siglo xviii. Así lo asegura una revista inglesa de medicina, citando el nombre de Benjamín Martín, ilustre científico que publicó en Londres, en 1720, una obra sobre la tuberculosis, donde aseguraba que esta enfermedad era producida por unos anímalitos microscópicos. Por incidencia, atribuía también la lepra y otras enfermedades contagiosas á la misma causa, apoyando su teoría con argumentos que la ciencia moderna no puede desdeñar, ni hecho es tanto más notable cuanto que es difícil admií ique Benjamín Martín pudiera ver, con los aparatos que se usaban en su tiempo, los microscópicos animalitos uya existencia aseguraba. UNA CAPJLLAÚNICA EN EL M U N D O ruegan los ainig D 9 aií caira qwe diga algunas palabras. -No, señares- -contesta ei saceriote, porque tendría, qne hiablar sobre aquellas palabras de la Escritura: Perdónalos, Señor, porque no saben fo- que se hsxett. Aunque los caracoles spn muy sa brosos, sobre todo si éstán condimentados como mandan las reglas del arte, sabido es que resultan perjudiciales para la agricultura. En vida, naturalmente. Por esta razón se les viene persiguiendo desde tiempo inmemorial, y hay diversos procedimientos para acabar con ellos, va que, por lo; visto, no basta con los impulsos gastronómicos de los aficionados. Ahora parece que éste problema quedará resuelto, en cuanto se aclimate en Europa un; molusco recientemente descubierto en América, que es un enemigo terrible de los caracoles. Este molusco desdeña la hierba y se nutre exclusivamente de la sabrosa carne de sus perseguides. Y es... ¡da tristeza decirlo! un caracol; es decir, otro caracol... -un animalito de la misma familia, aunque de una especie un poco distinta. Como se Ve, no es sólo entre los hombres donde se van tergiversando los sentimientos familiares. p n las minas de caroon de Mvndd MeniVdd, en Gales, existe una capilla que bien puede calificarse de única en el mundo, ó, cuando menos, de las pocas que pueden registrarse como ella. Está construida en el fondo del pozo principal de las excavaciones, y alumbrada por una sola lámpara, sis- -Mira qué mona está Luisita; pa- tema Davy, que pende del techo, so rece un ángel. bre el pulpito, siempre encendida. Allí se reúnen, desde hace cin- -Sí, ¡un ángel pintado! cuenta años, los mineros para sus- ¿Y tú has visto algún ángel que oraciones matinales. El más viejo de no sea ¿intado? ellos hace las veces de sacerdote oficiante. ADVERTENCIA I? n la puerta del cementerio de un pueblo se leía hace tiempo este aviso, sellado y firmado por ía AlCHISTES caldía UN IMPENITENTE De orden del señor alcalde, sólo jccían delante de un solterón em- serán enterrados en este camposanto D pedernido: los muertos que viven en el puebloi -No comprendo que un hombre se UN CÍNICO deje conducir por una mujer... -Sobre todo, á la- Vicaría- -dijo- el onducido al Juzgado un ladrón, á. quien sorprendieron infraganti, solterón interviniendo. le dijo el juez: T E M A AP íOPlADO- ¿Abría usted con una ganzúa lai n anciano de ochenta años se casa puerta de la platería en el momento con una niña de diez y siete. que le detuvieron, no es eso? Después de la ceremonia nupcial. -Sí, señor juez... No he queridb u