Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS y muy pronto; tomó un puyazo del gunas cosas hemos estado siempre Calesero, y al salirse suelto de la igual; en otras estamos, peor, y puesuerte se íijó en un capote que tenía de que eii algunás estemos mejor. Anunció a q u e 1 empresario que, colgado én un burladero el diestro M ateíto. Ver, el capote y emprender para dar brillo. ál espectáculo, había veloz carrera hacia el burladero, fué hecho construir un lujoso vestuario para todos i o s dependientes de la obra de un segundó. Con extraordinaria limpieza saltó plaza. En efecto, especialmente los muliy se coló en el triángulo que formaban las paredes del corral con las ta- Ileros no han vestido nunca como blas. Estaba lleno de gente y no hay vistSeron en aquella época, en la que que decir la confusión que produjo usaron traje corto y sombrero calala visita tan inesperada de un novi- ñés, muy en carácter con la fiesta de toriís. llejo que tenía coh qué dar y estaba En cambio, anunció el. Sr. Menéncon la. reciente molestia, de un pudéz de- la Vega una mejora que no yazo. Los que pudieron se tirarpu de ca- realizó ni tampoco la ha recogido, ninbeza á la corraleta y otros se tumba- guno de, los empresarios qué vinieron ron en el suelo con la idea de que en después. E r a construir un antepecho de hietal postura no hacen nada los toros. El Ccdesero, -como estaba á caba- rro, en la delantera de los tendidos, llo, vio lo que pasaba dentro de aquel cosa que prometió hacer inmediataestrecho recinto, en el que el torete mente- y aun no se ha, hecho, á pesar se. había hecho el dueño de la situa- de los treinta y uti años tríinscurridos. Dice también el programa á que ción y repartía cornadas á diestro y nos referimos que la Diputación hasiniestro. Jn niño de unos diez años que no bía dispuesto hacer notables mejoras, ¿indo saltar ni se tumbó como los én re ellas, pintar la plaza en, vivos co ores y en armonía con la, arquitecotros ocupantes de aquel triangular espacio, recibió una cornada, y el Ca- tura mudejar del edificio. Así lo hizo lesero gritó ¡FeHpe! ¡Felipe! co- la Corporación propietaria de la, plaza y no estaría demás que repitiera Ja rre, que el becerro va á matar á un operación, porque en más de. ysinÚ- niño. ocho años que han pasado desde enOirlo aquel bravo diestro y lanzarse en aquel tan reducido espacio tonces se han perdido, aquellos vivos colores y hay de nuevo necesidad de de. terreno, coger al niño y sacarlo renovarlos. por una ventana pequeña que. había Dos años, hace que los diputados en el rincón del corral, fue obra de 3 ndan diciendo que la van á pititar; un momento. A todo esto, Felipe pero no nos atrevemos, á éreer en esa tuvo que salir, también por aquella ni en otras mejoras que son de absoventana con gran trabajo, y no le luta precisión. pasó nada gracias á que Máieíto y Los espadascontratados para aquel el Sr. Montalhán llamaron la atenaño eran Lagar tijo, Cürritd y Frasción del. becerro. cuelo, y para las salidas de éstos ó ac Todos cuantos presenciaron lá accidentes en la lidia, Ángel- Pastor y ción generosa de Felipe García le Fernando, Gómtz (Gallito Chico) ovacionaron con entusiasmo, y el nuevo en esta plaza. hombre se encogió de hombros, diHay una nota- que, dice: Habrá un ciendo que aquello no tenía nada de medio espada para cuando- trabajen particular y ló. habría hecho cuallos tres primeros matadoreSj con obliquiera. gación de matar el séptimo toro y sin Por su amor al prójimo expuso su perjuicio de banderillear los que le vida y no le dio importancia al acto. correspondan. Indudablemente tenía un gran coEs decir, que Salvador no quería razón. estoquear el toro que cerrase plaza. Lo. mismo hizo Guerrita el año- iSgi, á, lo que se adhirieron otrós cuando CON LA VISTA les correspondió ser terceros espadas, EN UN PROGRAMA por lo que en aquella temporada vimos en corridas de toros á Eusebió nenemos aríte las cuartillas el. proFuentes (Manene de Almadén) Bo, grama anunciador de la primera narillo, Lesaca y Antonio Fuentes. temporada en que fué empresario de A imponer esa condición no se atrela plaza madrileña D. Rafael, Menén- ve ahora ninguno de los matadores en dez de la Vegá; año 1880. activo, de los que si hay muchas exiDe buen gradó ío publicaríamos íngencias que censurar, hay también tegro pero había de ocupar un espaque aplaudir otras cosas. Quizá no lo cio con el que no. contamos, pues es hagan porque reconozcan, que no sé lo extensísimo y resulta, un. documento van á tolerar, pero el hecho es que no curioso. lo hacen. Vamos, á i hacer, algunas o mparaDespués de las condiciones del abociones, jKir las que se verá que en alno, viene una nota que debió tener presente el año pasado el Sr. Mosquera y se habría evitado el que los espectadores de algunos tendidos protestasen en forma seria, por lo que se vio obligado á devolver la diferencia en aquellos billetes que había cobrado como sombra y no lo eran. Comenzó la temporada en 28 de Marzo, igual que en 1910, y dice así el programa á que nos referimos: Con motivo de caer este año muy baja la Cuaresma y; por- consiguiente, la Pascua de Resurrección, y. tener que empezar más temprano las corridas en que se lidien siete toros, la empresa sufre perjuicios de consíideración en los precios de varias localidades; así es que en las cuatro primeras corridas son de sol los tendidos números 3, 4, 5, 6 y 7; de sol y sombra, el 2 y el 8, y de sombra, el i, 9 y 10. Eso era prevenirse y. mirar por el público sin necesida. d de recibir avisos. Ya que estamos repasando aquel programa, vamos á dar un vistazo á los precios y á compararlos con los del año actual. Barreras de sol, nueve reales; hoy, 12 ó 2 Q, según si son del 5 y 6 ó del 4. y 7- Contrabarreras de ídem, ocho reales y rrredio hoy, 11 ó 14. Delanteras lo mismo. Primeras, segundas y terceras filas de, tendido, siete reales, 99 céntimos; hoy, 10 y. l í Filas altas, sin numeración, seis reales 99 céntimos; hoy, nueve y 10. Barrerás de sol y. Sombra, 19 reales hoy, 32. De sombra, 25 reales; hoy, 36 y 40. Contrabarreras- y delanteras sol y sombra, 15 y ló reales; hoy, 18. Sombra, 19 y 2 Ó reales; hoy, 26 y 28. Filas cajas de tendido sol y sombra, 10 reales; de, sombra, II, hoy, 13 sol y sombra, y, i8 y 2O; sombra. Filas altas sol. y sombra, nueve reales; sombra, 10; hoy, 12 sol y sombra, y y y 18 sombra. En las gradas es: menor la diferencia, especialmiente en las- delanteras, que entonces eran siete reales 99 céntimos, 24 y 32, réspectivam ente, y hoy son 12 y 14, sol, 20 sol y sombra y 32 y 36 sombra. Las segunda, tercera y cuarta fila eran en aquella época- seis reales 50 cérirtimos, 7,99 y 10, respectivamente; hoy son 8 y 9 sol, 12 sol y sombra y 15 y 16 Sombra. En las andanadas, aunque hay corta diferencia, es tan insignificante que no merece la pena el señalarla. Por último, un palco, de sol costaba entonces 65 reales; uno de sol y sombra, 200, y uno de sombra, 320, por supuesto, -con diez entradas. Ahora no hay palcos de sol y som- bra. Son 22 de sol y 3 de sombra, valiendo los primeros cien reales y los segundos 400. Por caprichos de los empresario