Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS banderilleros y fieones. Peleó eii novilladas mucho tiempo y anduvo por plazas grandes y chicas, hasta que algunos buenos matadores de toros le llevaron con él, y con ellos desempeñó á conciencia y sin pretensiones su puesto. Una desgracia ocurrida en la plaza de Talavera le dejó fuera de combate cuando ya t e n í a más de treinta y cinco años; pero se encontraba con el ánimo suficiente para torear algún tiempo más, á lo que le obligaban las circunstancias. Nació en M a d r i d el día 15 de Agosto de 1861 y, como otros muchos, se dedicó muy joven á la profesión de torero, no tardando en demostrar condiciones de buen banderillero, por lo que no le faltó con quien trabajar en cuanto comenzó á moverse. Era una época en la que los había superiores, y bastante hizo con ocupar en la segunda fila un lugar muy digno. Figuró en la cuadrilla de Ángel Pastor algún tiempo, y en corridas sueltas toreó con muchos espadas de los que figuraron algo en los diez años del 85 al 95 próximamente. Cuando, después de tomar Gtierrita la alternativa, fué con Currito á la Habana, figuró en la cuadrilla el Pito, y allí estuvo alternando en el segundo tercio con Almendro, Mojino, Hipólito Sánchez y todos los notables que formaban en aquellas cuadrillas. Al año siguiente y algunos después toreó en muchas corridas de abono de las que se celebraron en la plaza de Madrid, y lo hizo con aplauso muchos días. Pasó algún tiempo, y no teniendo cuadrilla fija, banderilleó indistintamente en corridas de toros y novillos, figurando siempre en modesta categoría. Su mala suerte le llevó á la plaza de Talavera á torear una novillada, h a c e ahora próximamente catorce años, y al salir de poner un par de banderillas y tomar las tablas, saltó el toro con él y lo casi estrelló contra la contrabarrera. El golpe lo recibió en las piernas; pero la que más sufrió fue la derecha. Le tuvieron en la enfermería de la plaza hasta las nueve de la noche, porque no tenía el servicio médico más que una camilla y se la habían llevado á recoger un chico atropellado por un carro. Lo trasladaron al día siguiente á Madrid; estuvo ocho días en cama; los médicos le dijeron que no era nada. Toreó después, siempre resentido de la pierna, hasta que llegó un día que no pudo abandonar el lecho. Juntas de médicos y consultas frecuentes dieron por resultado la observación de gue de la parte superior 7 WM matar en novilladas y pierde, al menos en España, los derechos de antigüedad adquiridos. Allá él con su sisteina; pero no lo creemos conveniente para sus intereses y su b u e n nombre. Las banderillas llamadas del trapecio sin hilos, al que se las hemos visto poner aquí ha sido á Rafael Gómez (Gallito) Nos satisface saber que el torero venezolano Sebastián Rivero (Chaleco) las clava también c o n éxito. No es un sarcasmo llamar al toreo arte, puesto que es una serie de reglas fijas para librarse de las acometidas de las fieras, y para establecer tales reglas ha habido necesidad de estudiar las condiciones de las reses y todas las transformaciones que éstas sufren durante la lidia. Producto de tales estudios ha. sido el establecimiento de tales reglas, y no puede calificarse de sarcasmo, toda vez que arte es el conjunto de reglas para hacer bien una cosa. Es verdad que no siempre se practica bien; pero por eso no deja de ser arte, aunque los cursis que llaman bárbaro al espectáculo se empeñen en lo contrario. Ricardo Torres (Bombita) tomó la alternativa en Madrid el 24 de Septiembre de 1899, de manos de José García (Algabeño) Sr. D. R. L. Valencia. -Cuando el matador pincha en hueso no puede salir por la cola de la res, porque el no agarrar los blandos le impide seguir el viaje, y, por reg d general, tiene que salir por la cara, rebotado al sufrir el encontronazo. Sr. D. I. A. Ontenienfe. -El ex torero Rafael Sánchez (Bebe) reside habitualmente en Córdoba y es fen la actualidad apoderado del matador de toros Machaquito. Un bombista, Gibraltar. -La preguntita tiene una intención de la que Dios nos libre. Si lee usted esta sección, habrá visto que no se contestan estas preguntas. Es muy posible que estemos de acuerdo; pero quédese entre nosotros. Sr. D. I. M. Tudela. ¿Cuántos años tiene Minuto? Cuarenta. ¿Cuántos a ñ o s tiene Quinito? Treinta y nueve: ¿Cuántos a ñ o s t i e n e Paicof Treinta y nueve. ¿Cuántos años tiene Bonarillo? Cuarenta. Ahora, que ya está usted contestado, ¿es verdad que le interesa á usted saberlo? Si así es, debe haber leído este periódico y Los ToROs en los que habrá visto las biografí... s de los tres primeros. un nombre muy aceptable entre los del muslo había llegado la lesión á interesar los intestinos. D. Eulogio Cervera dispuso la inmediata amputación, y el pobre Pito, después de tantas amarguras, quedó inútil para toda clase dé trabajo. También le costó no pocas fatigas la organización de una novillada en su beneficio en la plaza de Madrid, que se celebró el i. de Noviembre de 1903. En ella torearon Segurita, Platerito, Cocherito, Massantinito, Limifiana y Valerito, todos gratuitamente. También tomó parte Paco Frascuelo, quien galleó al toro primero, de Veragua, Unas pesetas sacó de aquella fiesta; luego le dieron un empleo en el mercado de los Mostenses, y con eso vive modestamente el pobre José Martínez recordando mejores épocas. Así querrá el hombre vivir muchos años, V eno le desea DULZURAS. AVERIGUADOR TAURINO Sr. D. A. P. Barcelona. -No conocemos más Jerezano que el matador de toros Manuel Lara, que en el mes de Abril ha regresado de Méjico, donde ha pasado el invierno. Si hay algún otro, no le conocemos. Un furioso partidario de Ricardo Torres (Bombita) Caracas. -Se llama estocada contraria á la que queda en el lado izquierdo del morrillo del toro. Suele quedar así porque el espada se ha ceñido demasiado al darla ó porque el toro ha hecho por el torero más de lo que éste ha calculado. Casi sierppre son dignas de aplauso, menos cuando, por alargar mucho el brazo el espada, en el afán de evitar el hachazo, queda en ese lado como podía quedar en cualquier otro. El volapié se debe dar en los toros quedados que no ayudan al espada en el momento de matar. El inventor de la suerte fué Costillares. Dar una estocada con los terrenos cambiados es cuando la salida del espada es para las afueras y la del toro para las tablas. Los terrenos naturales de uno y otro son todo lo contrario, y por eso se llaman con los terrenos cambiados. El cambio de rodillas y los recortes ó largas que se dan en esa posición debe hacerse en los tercios de la plaza, arrodillado el diestro, dando el lado contrario á lá salida á las tablas, para que la res, en su viaje, salga francamente hacia las afueras. Son innumerables las alternativas q u e ha recibido Pascual González (AlmanseüQ) pero ninguna le sirve, puesto aue vuelve sesuidamente á