Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
hadan cnn pus frondas v por el gárrulo sonar del aire entre unas verdes canas que á una orilla del estanque crecían gallardas y pom posas, Pero nada de esto era motivo suficiente para que el chiquillo permaneciera horas y horas en aquel sitio. Lo que verdaderamente le tenia encantado y fuera de sí era la contemplación de cinco hermosos cisnes que por las tranquilas aguas discurrían. Como Pepito había leído en no sé qué libro mimiiierables alabanzas de estas aves, tales como la de comparar el color de su plumaje, por su límpida blancura, con la nieve de las montañas y la de semejar su cuello en esbeltez con el de las mujeres hermosas, teníalas, aun antes de conocerlas, por cosa extraordinaria en belleza, concepto que elevó á lo sumo cuando se enteró de lo ensalzado que era su canto en todos los ámbitos del mundo. Al verlos nadar con su majestuosa tranquilidad y al contemplar sus blancos olumajes, sus negros picos, sus anchos pechos y sus elegantes ruellos. Pepito los diputó desde luesro por milagro de la creación; pero lo que ansiaba era escuchar su canto. ¡Cuál no cantarán- pensaba el chiquillo- -cuando las más eminentes divas y los más ilustres poetas se eiiorgullecen de que les llaman cisnes... Varios días eran pasados cuando Pepito vio cumplido su deseo. Estaba ya cercano el mediodía, y toda la Naturaleza callaba, como si el abrasador calor del sol la hubiera asfixiado. Los paj arillos dormían á la sombra de las frescas hojuelas; las ranas, apagado su molesto croar, sesteaban en el fango, y los grillos, quietos sus élitros, descansaban en sus sinuosos agujeros. Entonces, en medio de este augusto silencio, uno de los cisnes, tras arquear aparatosamente el cuello, lanzó una sene de graznidos capaces de espantar á una legión de grullas. Quedóse Pepito suspenso y corrido, pero al punto se rió de los á todo su talante, como es justo que nos riamos de quienes se muestran adornados con. cualidades que no poseei JOSÉ A. LUENGO. -210- (OH. EL SPORTDI 1. Pepin piensa dedicarse a l sport para ser distinguido 2. Y ajusta en un velódromo unas lecciones de ciclismo. 3- El día de su primera salida se cae y se rompe un brazo. 4. Mientras se cura, acude á los partidos de pelota. 9 t C! M y 5. Una pelota suelta le da en un ojo, ly cómo se lo ponet- -ai 6 6. Con el ojo asi todavía toma parte en un partido de foot- ball. Coníiauará,