Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS También tomó parte en algunas corridas en España, y al final de la temporada is dio la alternativa Fernando Gómez (Gallito) en ia plaza de Valencia, el i8 de Noviembre. Aunque n o mucho, continuó t oreando en los años siguientes, más en Francia que en España, y consiguió que se organizara una corrida extraordinaria en Madrid, en la que Minuto le dio la alternativa, cediéndole un toro de Conradi. Les acompañó Bonarillo, y en tal fiesta el diestro francés estuvo sereno, sin gran arte con la muleta y seguro con el estoque, aunque con mala puntería. Sólo dio dos estocadas á sus dos toros. En cuanto á su trabajo en quites y brega, resultó una figura decorativa. Después, cada año toreó menos y marehó á América, donde ha ejercido de empresario y diestro. Ya hace dos años que no hemos leído nada de él y no sabemos, por lo tanto, su paradero. Queremos que figure en este álbum, ya que es una figura, con algunos puntos salientes, en la historia del toreo. DULZURAS. Sigue cada día mayor la afición á las lecturas taurinas. Una prueba de esto es que la importante obra titulada Tauromaquia de Guerrita se está vendiendo ahora como nunca, hasta el extremo de que la casa Núñez Samper es posible que tenga que proceder á hacer una nueva edición. In. dudablemente estamos en época de verdadera fiebre bibliográfico- taurina. -ir 7 M estos toros hace falta que en el redondel haya poca gente y que toda ella conozca el defecto de la res, para procurar que se fije en lo que deba fijarse. Se dice que tiene codicia un toro cuando, al acometer á los caballos, se ceba en ellos, y después de salir de una vara quiere en seguida entrar á tomar otra. No la tiene si entra á varas por compromiso y sale suelto, sin Que los capotes tengan que intervenir para llevárselo. Pasa un toro aplomado á un tercio cuando llega á él completamente apurado de facultades. Es este estado el tercero de los tres que tienen los toros en la olaza, siendo el primero el de levantado, el segundo el de parado y el último, aplomado. Con respecto á lo que dice usted del octavo toro de la corrida del día 2 de Abril, toda res que sale á la plaza sin defecto exterior debe ser Kdiada, pues para cada toro hay su lidia, según las condiciones especiales que reúna. Lo que hacía falta era que cada espectador supiera también la diferencia que hay entre unos toros y otros, porque así no cometería las grandes injusticias que se cometen, abroncando á algunos toreros en ocasiones en que han hecho mucho más meritoria labor al dejar para que arrastren á toros dificilísimos que cuando juegan con inofensivos corderos. Aquel toro, como usted vio, salió arrastrado por las mulillas y fué muy valientemente lidiado por la cuadrilla de Regaterín, porta n d o s e mejor que se hubieran portado otros, sin hallar en el üúblico el premio que por su difícil trabajo ganaron. Le decimos á usted todo esto porque manifiesta que quiere saber de toros, y hay gran necesidad de que desaparezcan los aficionados á toreros, que son los que han producido todas las corruptelas de la fiesta. Por esta razón, en lo que se refiere á las comparaciones entre dos diestros, que trata la última parte de su carta, piense fríamente en las condiciones de ambos y reconozca el extraordinario mérito que tienen los dos; no juzgue por impresiones del momento, ni para admirar á uno olvide en absoluto lo que lleva hecho el otro en su larga vida de ejercicio honroso, en el que ha puesto casi siempre todo lo que ha tenido á disposición de quien le ha visto; aplauda usted cuando uno ú otro lo merezcan sin prejuicios de ninguna clase, y, ante todo y sobre todo, no deje de fijarse para juzgar en la clase de toros que tengan delante, porque el mérito de las faenas está siempre en relación con las dificultades que se tienen que vencer. No creemos que qued; i nada por contestar de su exter correcta y entusiasta misiva AVERIGUADOR TAURINO Don Tioy, Valencia. -Rafael Gómez (Gallito) ha tenido muy pocas cogidas de sangre, siendo de ellas la más importante la que tuvo en Méjico cuando, después de tomar la alternativa, hizo su primera excursión á aquel lejano país. Fué en la cara, y estuvo sin poder torear casi todo el tiempo de estancia en Méjico. Respecto á cómo se llama la suerte que ejecutó el valiente y malogrado Fabrilo en la célebre corrida en que le acompañaron Algabeño y Villita en la plaza de Valencia, consistente en tender el capote en el suelo y acostarse sobre él delante del toro, no se puede calificar de otro modo que de la suerte de no ser cogido Eso sólo se puede estimar como un exceso de pundonor al ver que los otros compañeros obtenían aplausos, deseando obtener más. i Que por qué no torean ahora con una sola mano? Pues porque no quie- ren ó no saben la mayor parte de los que salen á las plazas. ¿Que q u i é n torea más con una mano? Generalmente, los peones de Córdoba son los que más acostumbrados están á ejecutarlo así, sin que esto sea decir que no abusen de lo otro. La forma de matar de Algabeño ha sido casi siempre al volapié verdad en sus buenos años. La de Machaquito es, por regla general, á toro encontrado, ó sea lo que hace unos treinta años se llamaba arrancando. De los actuales, el que con más sujeción á lo que es la suerte que inventó Costillares practica el volapié algunas veces es, á nuestro juicio, Antonio Boto (Regaterín) Manuel Domínguez murió en Sevilla el 6 de Abril de 1886. Los toreros que tuvieron que salir de la plaza de Barcelona disfrazados, después de una corrida, fueron los hermanos Emilio y Ricardo Torres, con sus cuadrillas, y no por culpa de ellos precisamente, sino por la del ganado, que fué tan manso, que pasó la corrida en continua bronca; y como pidiera el público que el último toro fuera retirado al corral, y Ricardo aligeró y mató á la res pronto para evitar el conflicto, se echó el populacho á la plaza y en poco estuvo que no sufrieran las cuadíillas un contratiempo serio, del que se libraron saliendo por puertas y á horas desusadas. Fué esto al año siguiente de tomar Ricardo la alternativa. En la plaza de Valencia se han dado, que nosotros recordemos, las alternativas siguientes: en 1894 las cedió el Gallo a Centeno y Félix Robert; en 1888 se la cedió Gordito á Julio Aparici (Fabrilo) el 14 de Octubre; el II de Mayo de 1893 se la dio Minuto á Antonio Escobar (el Boto) y el 18 de Octubre de 1903, Emilio Torres se la otorgó á José Pascual (Valenciano) Respecto á su otra pregunta de las tres corridas de Luis Mazzantini, no podemos por el momento echarnos á buscar la comprobación de los datos que desea. Un amigo de la limpiesa. -En las plazas de M a d r i d San Sebastián, Barcelona, y no sabemos si alguna más hay algunos inodoros; pero en el resto de las plazas son completamente isidoros á. los que no es posible acercarse. Uno que quisiera saber de toros, Madrid. -Se dice que un toro desparrama la vista cuando no la tiene fija en el torero que se acerca á él pretendiendo ejecutar una s u e r t e sino que indistintamente d i r i g e la, vista á todos los que andan por el ruedo, sin fijeza alguna. Para lidiar