Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A los quince años piensa la mocita, blandiendo el abanico como una reina que su cetro agita: Encontraré, puesto que soy bonita, un novio joven, guapo, bueno y rico. II A los veinte, en la misma idea absorta, piensa la joven casta, teniendo en cuenta que la vida es corta: Si no es rico ni guapo, poco importa; con tal que sea bueno y joven, basta, III Llega á los veinticinco, y como siente con más violencia palpitar su seno, piensa, cada vez menos exigente: La edad tampoco es un inconveniente, con tal que sea bueno. IV Y á los treinta, que en vano coquetea sin encontrar ninguno, concluye por pensar, fija en su idea: ¡Que sea como sea... con tal que sea alguno! JUAN SABINO BARROSO. De nuestro Concurso de poe- sía. Lema: Vanitas Vanitalig.