Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
del homenaje, coronada por seis torrecillas que se asientan e n voladas repisas, cuyo adorno consiste en bolas y prismas; el adarve, flanqueado por atalayas circulares, rematados en almenas c o n chapitel piramidal, produce ai contemplad o r x: n ÍL impresión gratísi m a é inolvidable. Al interior le dan luz varias ventanas abiertas bajo arco rebajado y de medio punto que, con los escudos de Ayala que se descubren emljcbidos en la pared, dan cierta alegría á los paños. La puerta principal, dentro de su sencillez, es severa y hcrmos a. S u m e j o r adorno es un arco de TTiedio punto formado por grandes dovelas é inscripto en un recuadro, entre cuya parte superior y el arco campean t r e s graciosos escudos colocados en un mismo plano y en forma de losange. No es menos grave la puerta que abre paso para el recinto exterior: está víííw f junto á poniente, y la defienden dos torres cilindricas separadas p o r el arco; sobre éste descansa un matacán almenado, en cuyo frente se destaca el Uasón de los restauradores. Es t a es la fábrica del castillo tal y como I a mandaron h a c e r aquellos grandes señores, que en todos los aspectos de la actividad humana dier o n buenas señales de que querían ser alba resplandeciente de 1 a edad moderna. Lo que por iniciativa del conde del Asalto se ha hecho para reconstruir tan fielmente c o m o ha sido posible la mansión señorial á usanza de las mejores del reinado de Juan 11, es de tanta monta que no cabe en estas breves líneas. Su gusto y su arte están en las fotografías, que son de ellos gráfica noticia, i Dichosos quienes saben enlazar la tradición: con el progreso! ENRIQUE PACHECO. JUa moderna sala de b i l a r SaloncKo árabe convertido en dormitorio. Detall. ornamentales de la ¿poca.