Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mmudEn mm H de seda, y todas juntas se guardan dentro de una caja de madera, donde previamente se habrá oxtendido una sábana ó lienzo de hilo en la siguiente forma: En el fondo de la caja, sobre el lienzo, se esparce bastante cantidad de espliego; encima se ponen los abrigos más grandes: vuelve á echarse espliego, se colocan otras pieles, y así hasta llenar la caja. Con la sábana se envuelve todo, cuidando de no dejar la menor rendija, y se cierra con la completa seguridad de que la polilla no hará estragos. Este procedimiento, varias veces experimentado, es indiscutiblemente el mejor. El espliego, unido al aguarrás, surte el mismo efecto que el alcanfor y es mucho más económico que éste y cien veces mejor que la naftalina, que tiene, además de su olor desagradable en extremo, la propiedad de atraer y fomentar el desarrollo de otros insectos, muy especialmente de las cucarachas. Si las lectoras de esta sección se deciden á seguir mi consejo y preparan sus pieles en la forma indicada, espero que quedarán satisfechas del resultado. El espliego, como es un olor agradable y sano, puede usarse sin temor alguno. Metido en saquitos es conveniente ponerlo entre las butacas y muebles de tapicería, m todos los armarios donde se guarde rooa de lana y en las cajas de sombreros. Tiene también la ventaja de que no perjudica los bordados de oro y plata, como la naftalina, que por buenos que sean los ennegrece en seguida. DE TIENDAS 3 arece ser que en América del orte, donde es muy usual invitar á los amigos á pasar una ó dos semanas en él campo, se ha establecido la costumbre de regalar á la dueña de la casa un dije que perpetúe el recuerdo de los días agradablemente transcurridos bajo su hospitalario techo. Para este objeto se habían hecho infinidad ele monadas, pero ninguna tan bonita como la medalla simbólica y original sobre cuyo anverso se ven dos ramas de hiedra, símbolo de la amistad, unidas por un brillante, debajo del cual están gral) adas estas) a 1 abras: le mciirs oii je m attachc En el otro lado, aprovechando los huecos formados por la hiedra, aparecen diseminadas las letras de la alabra ¡atina scmpcr (siempre) y las cifras que indi uen el nombre del huésped, el día de su llegada y el de su marcha. 1 a aviación lo invade todo. Hasta ahora se habían hecho, imitando la mác uina voladora, imperdibles, alfileres de sombrero, tinteros, portarretratos y varias cosas, pero todas ellas sin movimiento propio. Hoy leo que está haciendo furor en Nueva York el perfumador aeroplano. Por medio de un mecanismo semejante al de un reloj se eleva unos dos metros, describiendo en el aire circunferencias á la vez que de sus alas se desprende una lluvia pulverizada de perfume que se desee. MUEBLES MODERNOS Soíá y armario ropero de un uuarto de soltero. Estilo alemán contemporáneo.