Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURmAS vos fritos; pero presto, q ue no guipamos de carpanta. Asombrado quedó el mozo y no tuvo otra contestación- que la de Je ne comprend pas. Ño esperó á más Rafael, quien se levantó y dijo á su hermano: Vamonos á otra parte que haigan comprao er pan. i Creería este tío que íhamo á comer los huevos con los déos? -Tras otro rato de andar, repitieron la operación en otro establecimiento de igual índole, pero con idéntico resultado el fatal Je ne comprend pas volvió á herir sus oídos y, algo más serio, volvió á decir Rafael: -Otro que no ha comprao el pan. Pa mí que nos vamo á queda en ayunas vamonos. Y salieron, un tanto amoscados. Por tercera vez se repitió la escena y ya no se pudie ron contener, exclarna ndo los d o s hermanos a u n tiempo: ¡Pos vaya una hora que tienen en este pueblo j a compra er pan! Casi seguros de que se pasaban la mañana sin probar bocadOj continuaron su excursión, hasta que Rafael exclamó, gozoso: Grasias á Dio! Había visto el escaparate de una panadería y se dispuso á comprar pan para acabar aquel martirio. En eiectó, compró una barra grande y dijo á Juan: A ve si ahora no hay pan. Se escondió la barra áebajo de la chaquetilla y marcharon decididos á comer, con la seguridad 9 e que no fracasaría el intento. Penetraron de nuevo en uno de los establecimientos que habían visitado antes y repitieron la petición de los huevos fritos. -7 e ne comprend pas- -dijo d e nuevo el camarero. Entonces, Lagartijo sacó su barra y la puso sobre la mesa, diciendo: -Pero lo he comprao yo, guasón; ya t raigo aquí el pan; ¿cuando lo compráis vosotros? ¿U es que esperáis á la horná del anocheser? Un cliente del restaurante que conocía el castellano, sirvió de intérprete; se aclaró todo y calmaron su apetito los dos hermanos, quienes, lasado el rato de mal humor, rieron lespués el quid pro quo. k ir t que los esp dzs Machaquito y Vicen- por una punta con i na sola mano; te Pastor obtuvieron ovaciones indes- citar al toro, y cuando i s t e acomete, criptibles y cada uno el honor de cor- irar el brazo hacia ella fo de lá- satar una oreja. lida, siendo de gran. efcctó si el toEl espada cordobés obtuvo en la rero logra describir medio circulo y tarde citada el premio á una labor de termina echándose el cappte al Étomdoce años, en los que, con defectos y bro, quedando parado los breves mocualidades excelentes, puso siempre mentos que la inteligencia del diestro toda su voluntad al servicio de los le permita qalcujar que necesita la aficionados y manifestó en toda oca- fiera para reponerse del destronque sión un pundonor profesional como sufrido- en la íorzada media: vuelta m u y pocos lo han tenido en estos que ha tenido que dar al perseguir tiempos ni en otrosi el engaño. La larga cambiada, en la forma A Vicente Pastor se le ratificó con la oreja de la quinta de abono la con- que se da, tiene poco ó ningún- laérito, pues se marta una salida enorme, sagración como el mejor matador de toros que ha tenido Madrid desde que que no pue le aplaudirse. Si se diera ceñida sería de gran, mérito y vistose conoce la fiesta de toros. sidad, al ver cómo se indicaba l í saDos días antes de la corrida, en una lida por un lado y se daba por otro, reunión íntima, dijo un contertulio á sin violencias antiartísticas y sin foMachaquito: -El público de Madrid está injus- mar más terreno para el cambio que el preciso para no ser atropellado. to contigo este año. El cambio de rodillas lo daba el Y Rafael interrumpió: -No es verdad el público de Ma- padre del actual torero, apodado O- ollito arrodillándose en los tercios de drid está deseando aplaudirme. Lo que ocurre es que este año no he he- la plaza con el capo te cogido con cho, nada todavía para que se entu- ambas manos y señalando la salida hacia el lado de las tablas. Cuando siasmen; unos días por mi culpa y otros por mala suerte, no han saliáo arrancaba el toro, fiíjo en el capote, las cosas á gusto. Ya veréis en cuanto y se acercaba al terreno en que había de efectuarse la suerte, cambiaba haga alga cómo me aplauden. ¡Si purápidamente la indicación de la salidiera ser en la de Miura... Un día después de la hermosa fies- da hacia los medios, t. errerfo a! que acudía, el toro, por ser el suyo natuta, decía Vicente Pastor á un perioral, y en esta formaje daba la salidista que ño existen antagonismos ni competencias entre él y Machaco- AI da, sacando rápidamente la capa por bajo del hocico de la r s. contrario, que se estiman como buenos compañeros y se alegran mutuaDe esta forma se debe d a r pero, mente de los éxitos de ambos. generalmente, lo que se hace es d r Lo que yo hago ahora muchas recortes de rodillas, sin marcar camtardes, lo ha hecho Macheteo muchos bios como los marcaba aquel g r a n torero. años. Para el quiebro á cuerpo limpio Por su parte, éste dice de Vicente: i Qué bien mata los toros! ¡Qué es- debe colocarse el torero en el mismo terreno que se ha dicho para la suertocadas más grandes y en que buen te anterior, y cuando el toro se fije y sitio las coloca 1 arranque, se debe marcar cpn un moLos partidarios de uno y otro aún vimiento de cintura ó con una ligera exageran algo; pero hace tiempo que apertura ae jpiernas hacia el lado de se nota más calma y buen juicio, y fuera. El toro cambiará de dirección- existen muchos furibundos entusiasy cuando llegue á jurisdicción, voltas de los dos al mismo tiempo. verá el torero al primitivo sitio en Lo cierto es que entre ambos nos que inició la suerte. dieron el día 14 de Mayo una de las mejores tardes de toros que recordamos, á la que contribuyó no poco ía bravura y nobleza de los miureños. El Maño, Madrid. -No creerhos ¡Que se repitan! que el gran peón Juan Molina haya banderilleado nunca eu la cobarde y antiartística forma que dice usted en su pregunta; pero si en efecto ha ocurrido el hecho, no podemos decir AVERIGUADOR en qué corrida fuera, pues míe nada TAURINO sabemos de ello. Sr. D. F. P. Ca po de Criptana. -La navarra se ejecuta con el capote, haciendo lo mismo que puede usted Palmita, Barcelona. -La diferencia Jeer en la contestación á D. J. G. de que hay entre el quiebro y el cuarteo Torrevieja, sólo que en aquélla se no puede ser mayor, pues que para trata de una suerte con la muleta, y quebrar hay que esperar á los foros y aquí, de otra con el capote. para cuartear hay que ir á ellos donde La larga se da cogiendo el capote se hallen. SATISFACCIÓN PARA TODOS 1 uchos días han durado ios comen -tarios acerca de la corrida quinta de abono, á la que el Sr. Miura mandó unos toros que excedieron en bravura y nobleza á los más nobles y bravos que hayan podido criar en las dehesas de Saltillo y Muruve, y en la