Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿DONDE HALLAR N U E S T R A VENTURA? ¡Una idea me agita y a expresarla no acierto! Ante ella siento el vago terror, el desconcierto de aquel que se aventura por un mar insondable. ¿Cómo podré deciros lo que veo de cierto? ¿Cómo podré expresaros lo que es inexpresable? El amor y la dicha demandarlos al Hado y somos como el triste viajero fatigado que bupca en el desierto una pepita de ora, y sin hallarla, tórnase sombrío y extenuado, i sin reparar que lleva consigo cu tesoro! ¿Habéis reflexionado alguna vez si encierra tan inmensos tesoros en su seno la Tierra que puedan vuestro ardiente deseo superar? Cuando una sola puerta de porvenir se os cierra aunque todo sea vuestro, ¿no tendréis que llorar? ¡El alma es infinita... ¡El alma es insaciable! Para ella es alimento sobrado miserable el mundo con sus galas, su pompa y su poder, y el sol y las estrellas, mezquino y deleznable reino que sus deseos no puede contener... ¿L- a dicha? i A qué buscarla donde no hemos de hallarlt, La vida es la materia de que habrá que forjarla, y ya sea de arcilla ó preciado metal, preciso es exaltarla, y pulirla, y labrarla hasta fundir con ella nuestro propio ideal. I Oh, el amor... Sólo entonces el oculto camino hallarán nuestras almas del misterio divino donde fluye el perenne manantial del amor, que al tornar nuestros ojos hacia un nuevo destín se abrirá en nuestras almas coma, mística flor. f nnri I Labremos nuestra vida con fe y humildemente, con la perseverancia del orfebre paciente que el metal pulimenta con su diestro cincel, hasta que en el esfuerzo de la labor ferviente modelemos la forma del amor, sonriente, y troquemos la escoria en divino joyel... RAMÓN D E GODOY. 19- 11- J RIJfl