Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
U N PEIN E CUENTO VIEJO Peralta era el recluta más fullero que tenía la cuarta del tercero, y tan desaliñado, haragán, perezoso y descuidado, que jamás le dio tiza á los botones, ni cepilló jamás los pantalones, ni su bolsa de aseo estaba lista nunca que se pasaba una revista, y él mismo se quedaba estupefacto cuando no le arrestaban en el acto. Harto ya el capitán de tanta falta del recluta Peralta, pues cuando no olvidaba cualquier eos presentaba una mancha istrepitosa, le dijo delirante Esto, recluta, ya no tiene aguante. O mañana te veo completo los objetos del aseo en revista de prendas, ó sin más componendas, y sin andar con partes ni embajada, la cabeza te corto con mi espada. Quedó Peralta extático y mohino, porque su fin cercano se previno- -que el capitán Tenaza era un aragonés de pura raza, -y el pobre se pasó toda la noche limpiando á troche y moche, dando betún y tiza y jaboncillo, preparando los paños y el cepilio y cuantos menesteres adecuados usan para su aseo los soldados. Tocaron á silencio, y orgulloso lo guardó todo y se entregó al reposo- -si reposar se llama en casos tales á sufrir picotazos infernales. -Al otro día presentóse ufano con la mochila en la siniestra mano y flamante uniforme de la diestra, de regocijo dando clara muestra, diciendo para sí: Ahora Tenaza no cumplirá coamigo su amenaza. Cuadróse con donaire y desparpajo; Tenaza lo miró de arriba abajo, repasó el uniforme, lo encontró bien y se mostró conforme. Registra la mochila, repasa, busca, cuenta, al fin vacila, y le dice á Peralta, de ir: rojo, tirando de la espada con enojo: i Con razón sospechaba este remate! Aquí te falta el peine botarate! Palideció P eralta, y al momento cuadróse y contestó con leve acento: Tiene usía razón; mas como usía dijo que mi cabeza cortaría, pensé que fuera la mayor simpleza traer peini- i MU- o- rX. i l.i c- ihi i Desde ai i! il nii- riin di Peralta pot I -i- i iidí. -i M, II I; K- I I D e nuestro C i ii -u T. I. M