Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS TAURINAS bresalir de entre los eternos anónimos. Más tarde, y cuando ya era un hombre talludo, trabajó á las órdenes del espada de Huelva Miguel Báez (LitriJ, en la época en que éste fué matador de novillos, popular por su valentía, en todas las plazas importantes. Junio de 1894 en la misma que Rafael Guerra (Guerrita) confirmó la. alternativa al primero de los espadas de Tomares. No tomó alternativa, porque ya en aquella fecha se había perdido la costumbre de que se formaran las tandas antiguas de picadores, en las que una pareja estaba obligada á picar pero es muy rara ia vez que se practican tales tradiciones al estrenarse un torero á caballo. Siete temporadas seguidas figuró Cigarrón entre la gente de Emilio, como ya se ha dicho, haciendo un excelente papel, aun trabajando al lado de los mejores de aquella época, y llegó para él la tarde fatal del 15 de Agosto de 1901. Al picar en la plaza de San Sebastián el segundo toro de la ganadería de Saltillo, llamado Naranjito, sufrió una caída, lesionándose en el vientre con la perilla de la silla. De tal importancia fué la lesión que se le declaró la peritonitis, y á consecuencia de ella falleció á las cinco de la mañana del 17 del mes referido. Hacia dos años que había contraído matrimonio con una hermana del que fué tarnbién picador José Torres Reina, y prima de los diestros Bombita. DULZURAS. AVERIGUADOR TAURINO Sr. D. B. G. A. Medina del Carneo. -Sin disputa alguna, el más completo de todos los toreros que hemos conocido ha sido Rafael Guerra, y no es fácil que haya habido otro que pudiera superarle ni que en adelante le supere. Lo hizo todo con los toros, y todo lo hizo bien, virtud que no poseyó ni Francisco Montes, según puede verse analizando lo que de aquel gran torero, á quien no alcanzó casi ningún torero actual, hay escrito. Sr. D. J. G. Torrevieja. -No tenemos los detalles t que se refiere su Iparta respecto á la derruida plaza de esa población. Eso del torero que murió por dar de segundas un salto de garrocha al mismo toro, á petición de una alta dama, nos ha parecido siempre un cuento de las mil y pico noches. Se dice que el toro llega á jurisdicción cuando empieza á oisar el terreno en cuyo centro se ffa de verificar la suerte proyectada p o r el torero. El pase de molinete es uno de tantos floreos del toreo de muleta que no puede considerarse como p a s e fundamental. Se empieza á dar como el natural, y cuando, al girar hacia la izquierda, va el toro embebido en el engaño, se saca éste rápidamente por debajo del hocico de la res en la forma que se saca el capote al dar la navarra, dando el torero media vuelta para quedar frente al toro. No hay por qué dr. r jnás extensión á estas contestacioi. es, porque el espacio es para todas las cosas necesarias. Andrés Castaño (Cigarrón) Después pasó á formar parte de la cuadrilla de Emilio Toñres (Bombita) antes que éste tomara la alternativa, y con él trabajó hasta que acaeció su muerle. La primera vez que trabajó en corridas de toros formales en la plaza de Madrid fué en la corrida d e l a j de todos los toros de la corrida (salvo en caso de accidente) y el picador nuevo formaba parte de aquella tanda, previa cesión d e garrocha por parte del compañero más antiguo. Podía seguir aquella formalidad, a ú n subsistiendo la costumbre de picar las reses de cada espada sus picadores;