Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Innúmeras falanges de impávidos iberos, haee d de vuestras voces como una sola voz, y hacia- los cuatro rumbos, apostrofando, fieros, gritad: ¡La heroica España, la de gloriosos fueros, prefiere honor sin vida á vida sin honor! Prefiere hacer un hierro de todas sus espadas, fundir sus hijos todos, haciendo un solo ser, y ante el asombro mudo de todas las miradas, las fuentes de esa vida dejar al fin segadas, clavando en el gran torso, de un golpe el hierro aquél. Prefiere el sacrificio de todas sus legiones, de todas las grandezas de su real blasón, antes que ver arriarse los sacros pabellones que cobijaron cunas de cientos de naciones, allá cuando en Iberia no tramontaba el sol. Así gritas á todos los rumbos de la tierra, soberbios descendientes de Díaz de Vivar; y en pugna de conquistas que el porvenir encierra, sobre el hispano mundo vuestro pendón de guerra dé sombra a las proficuas labores de la paz ¡En pie, bravos iberos, con frente á la victoria... La patria, la gran patria del invencible Cid, es la que en fe y en nombre de su gigante historia, afirma en vuestras manos la espada de la gloria y al aire vibra el himno de su épico clarín. Nutrid la joven savia en fuentes de civismo, y en el recuerdo inmenso de lo que España fué; y sentiréis cual surgen, en todo su heroísmo, el Cid y Don Gonzaloj Juan de Austria y Cortés misroo, que dio á la Iberia un mundo, poniéndolo á sus pies. Marchad, marchad unidos bajo el glorioso techo que cubre con su arcada la ibérica heredad... Fundid vuestros derechos en un solo derecho; haced de vuestros pechos adelantarse un pecho y en él que una sola alma se hospede por igual. Innúmeras falanges de iberos paladines, haced de vuestras voces como una sola voz, y hacia los cuatro rumbos, á todos los confines, gritad, como si en coro vibrasen mil clarines: ñ. ¡Antes España muerta, que viva y sin honor...