Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SALUTACIÓN ¡Salve, oh Mayo! ¿Llegas ya? Al mirarte por acá me doy yo mil parabienes, no sólo porque tú vienes, sino porque Abril se va. Desde mi edad infantil oigo que Abril, aguas mil, porque llueve con exceso. Desde entonces, y por eso, me revienta el mes de Abril. Ya sé que la opinión mía extrañará á mucha gente, y que tendrán por manía que á un poeta le reviente el mes de la poesía. ¡El florido Abril! El tipo de meses primaverales. Yo tan sólo participo en él de flores... cordiales, porque es cuando me constipo. No es alarde ni es ficción. Yo juro que la aversión á Abril me sale de dentro, y además, que yo no encuentro poesía al chaparrón, ni á los charcos, ni á los lodos, ni á calarme hasta los codos por delante y por detrás. Dice un refrán que jamás lloverá al gusto de todos. Y ese refrán, á fe mía, regirá mi vida entera, pues aunque lloviera un día y á gusto de todos fuera, al mío no lo seria. Porque ese extraño placer está tan lejos de mí, que me dijo una mujer; i Vaya usté á mandar llover! y yo no la obedecí. Odio la lluvia, es verdad, y si esto es pecado, peco con toda mi voluntad. Aborrezco la humedad y lo declaro así, en seco. ¿Hay á quien no le conmueve? Yo no puedo comprender icomo hay gente que se atreve á decir que oye que llueve... ¡como quien oye llover! Para mi es intolerable esa humedad implacable que hasta los muros traspasa, y me obliga á andar por casa con chanclos é impermeable. ¿Que para el agricultor es de una importancia suma? ¡Claro! Pero servidor nunca ha sido labrador, ¡y además tiene reuma! Mas no hay egoísmo en mí: llueva en el campo, eso sí, y á esa lluvia deseada que se añada la de aquí, donde no sembramos nada. Llega, ¡oh Mayo deleitoso! Reina al fin. Mayo gentil, mes templado, mes piadoso, mes á quien Marzo y Abril sacan florido y hermoso. En mí tendrás un cantor si no te da por llover y nos vuelves á traer el mismo tiempo 6 peor ¡que todo pudiera ser! CARLOS L U I S DE CUENCA.