Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c rtlESA REVUELTA que se le aplicó una inyección de radium en la Escuela de Veterinaria, en Alfont, recuperó su vigor y aumentó en e l l a proporción de glóbulos rojos de la sangre. Ninguna de esas afirmaciones debe ser tomada como artículo de fe. Los sabios son los hombres más entusiastas. De buena fe afirman cosas que cualquier novelista vacilaría antes á (aprovecharlas en sus obras, pues algunos de ellos han visto pruebas de la civilización de Marte en sus canales, y no falta quien esté seguro v- c que el hombre puede llegar á ser inmortal por medio de la propagación de los fagocitos. A pesar dé todo eso, no hay que ser muy escépticos. Los entusiastas han realizado maravillas en las ciencias y en las artes. El mismo radium, cuyas propiedades maravillosas se estudian hoy con mucha atención, era ayer objeto de las burlas de los escépticos. El lograr que las joyas sean más brillantes y que los hombres lleguen á gozar de una vigorosa ancianidad, no son cosas tan imposibles como parecían hace veinticinco años algunos de los descubrimientos que hoy son conocidos del vulgo como cosa ordinaria y natural. LA LETRA n telégraW foestudiante participó porresultado á su familia el feliz de sus exámenes, y al leer el telegrama dijo un tío suyo: -Esta debe ser una broma. -i Por qué í- -le preguntó el padre. ¿Es que no conozco yo la letra de mi sobrino? Son estrellas del cielo desprendidas que conservan reflejos deslumbrantes á. través de unas negras y ondulantes pestañas aue las tienen protegidas. ¡Oh poder misterioso el de tus ojos, cuyas miradas los anhelos atan de m i cariño ardiente y verdadero: sufro cuando me miran con enojos; si no me miran, de pesar me matan, y si me miran, de alegría muero... JOSE RAMOS MARTIN. UNA VOZ FEMENINA Como aquel enanito de Osear Wilde, he vislumbrado la verdad amarga, y se me ha roto el corazón al golpe, i cuando más se reía mi adorada! Frente al cruel espejo, sorprendido, con la triste pobreza de mis galas, con la rosa simbólica en los labios y la lira ridicula á la espalda... Como aquel enanito de osear Wilde, ¡fué mi amor una burla despiadada! Á UNA INFANTA Desde mis dulces horas de colegio, en el recinto de las viejas aulas, en la gran soledad de mis llanuras, junto á los libros, aue mis ojos aman; en los momentos dg alegría loca, en los instantes de dolor y lágrimas, en el día, en la noche, de camino, inmóvil frente al mar, en las montañas, en todas partes, desde niño, oigo una voz femenina que me llama... F. CORTINES Y MURDBB. CHISTES LA SEÑAL BIBLIOGRAFÍA Valle del Norte. Poesías de Luis Barreda, con un prólogo de Ricardo León. Sentimiento, dulzura y melancolía son las virtudes de estas poesías, es- critas con noble estilo y ritmo sencillo y elegante. El prólogo, á más de la justa alabanza del poeta, es un razonado y cumplido elogio de los escritores de la Montaña. Eugenio Lucas, por R. Balsa dé la Vega. El ilustre crítico presenta y analiza en esta obra- -una de las mejores suyas- -la interesante figura del famoso pintor, estudiando también sus antecedentes y su época. El libro está editado de un modo primoroso y reproduce el retrato y los principales cuadros de Lucas. p nlró un sujeto en una peluquería, y después de afeitarse encargó al maestro que ie hiciese una peluca. -Está muy bien- -le dijo el maestro; -pero como no tengo el honor de conocerle, desearía. ¿Alguní. señal... Pues mire usted, la mejor es que no le pague la barba, y luego me pone usted la cuenta de todo. UNA QIIERFLI A BUENAS AMIGAS yj ué un pastor á casa de un aboga do para que le hiciese un escrito de querella contra una vecina que le había llamado borracho, y después que se lo hubo escrito y leído, le preguntó: ¿Qué valen sus derechos? -Veinte reales. -Pues t e n g a iisted cuarenta y rómpalo en seguida. ¿Por qué? -Porque mal me voy á quejar de quien me ha llamado borracho una vez sin llevarme nada, cuando usted me lo llama cuatro ó. cinco veces y me lleva un duro. EL ACENTO -Tres horas he estado en el estudio de Enrique. ¿Y cómo tanto rato? -Porque no había medio de que me dejara marchar. ¿Y qué pintaba? -Una mona. -i Ah! ¡Vamos! Con disimulo ha hecho que le sirvieras de modelo. PFUFBA DE AMOR precia un sujeto á un amigo suyo: -Mira; cuando me casé estaba tan enamorado de mi mujer que me la hubiera comido. ¿Y ahora? ¿Ahora... Siento mucho no haberlo hecho. POLVOS JABÓN BAHAVILLOSOS PARA L Toilette diarial Harcj preguntábanle á un gallego que se las quería echa- de gracioso por que hablaba de aquella manera y con aquel dejillo. Toma- -respondió él. -Porque he estadu muchu tiempu en Sevilla y se me ha pegadu el acentu. RENGLONES CORTOS TUS OJOS Son cual faros di luces no extinguidas Que contemplan con fe los navegantes, son dos claros y límüldos diamantes, son espejos de caras bien bruñidas. Preservan el rostro de las influencias del Frio, del I Sol y de aire del Mar, I Blanquean y suavizan diviñámente el Cutis J. SIMÓN, 59, Fanb. St- Martin, PARÍS Rechazar las falsificaciones.