Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DEL ALTO ARAGÓN LOS AÑOS DEL TÍO TENAJAS A QUi vengo, Hilario, á ver si me saca usté de dudas y me puede dicir cuántos años tengo. ¡Rediez! ¿Y qué prisa te corre sahelo? -A mí, denguna. Es que me escribe el chico y me lo pregunta, y por más vueltas que le doy no púo ajustar la cuenta. Yo sé que nací el día de San Miguel, y qué fué un año de mal? cosecha, y hasta me patee que acababa en 3 pero no sé si sería el 43 ó el 53. Lo que me acuerdo es que mi madre decía que me llevaba con iisté diez años justos, y por eso vengo á ver si por los años de usté puedo yo sacar la cuenta de los míos. -El caso es que m has cogido tan de sopetón... Pero aguarte una miaja. Yo cumplo años pa ¡a Virgen del Rosario. ¿Y cuántos cumple? -Pues mira, ajusta la cuenta: yo entré en la quinta del 8. -Bueno, ¿pero cuántos años hace? ¿Cuántos años hace... Muchos. ¡Cualquiera se acuerda de todos... Pero ascucha: cuando yo golvi del servicio se murió el padre de Donisij el carrete- Y antes que Carlos Chapa pue que naciera tamién. -Pues ahí está el busilis. ¿Y eso qué es? -El busilis está en que los carlistas, como eran A ro. Amos á pregúntale qué año fué y por el hilo sB caremos el ovillo. II- -A la paz de Dios. Oye, Donisio, ¿tú te acuerdas cuándo se murió tu padre? -i Ya lo creo... Como si hubiá sido ayer. ¿Te acuerdas del año que murió? -Sí, siñor, que rae acuerdo. -i Qué año era? -El año del colera. ¿Pero de qué colera f- ¡Redíez! Del colera muerbo. -Te quio icir si fué del primero ó del segundo. -Del primero que tuvo se murió en veinticuatro horas. ¡Maño, tú tienes la entendederas á componer! ¿Y no sabes cuántos años hace? -No, señor; pero pue usté contar que son una güeña carretada. -Pues me paice á mí, Tenajas, que si quies s htr los años cabales tendrás qut dir á casa del juez de paz á que te lo busque en los libros. III (EN Mt, JUZGADO MÜNICIPAr, enemigos del Registro civil, llegaron á este pueblo y quemaron todos los libros del Juzgado. -A Costitución y sopas de ajo los hubiá yo con- denau pa toa la vida. -Aun le queda á usted otro recurso, tío Tenajas. Vaya usted al Registro de la parroquia, porque ese lo respetaron los carlistas. -Pues di que me voy á pasar el día de HerodeS á Pilatps. IV- -Usté es mi última esperanza, mosén Meterio. -Y dices que hacia el 33 ó. el 43? -Eso digo, pero no me haga usté caso. -De todas maneras, me da el corazón que no voy á poder servirte. i Me caso en... j (Menuda barbaridá iba á soltar. -Verás, hombre, cómo se enredan las cosas. ¿Tú te acuerdas de mi antecesor, de mosén Simón? -Sí, siñor; aquel que se ataba la teja con una soga de esparto pa que o se la llevara el aire. -El pobrecito murió muy viejo y medio chiflado. En vez de llevar libros parroquiales, apuntaba los nacimientos y las defunciones en hojas sueltas de papel 9 -Amos á ver, secretario, si tú me sacas de apuros, pagando lo que sea. Busca el libro de los nacimientos y mira cuántos años tengo. -Algo difícil va á ser eso, tío Tenajas. ¡Rediezl ¿Tamiénaquí, que lo llevan por apuntación, va á ser difícil? -Vamos por partes y no se me pique antes de hora. ¿Usté nació, como si lo viera, antes de la guerra carlista? Dibtijei de GsoKáa. y la casera las iba gastando para envolver ciruelas Claudias, para encender la lumbre y para otros menesteres... ¡Me caso en... (Me voy, porque si no la suelto. V- ¿Y ahora qué le digo yo al chico, tío Hilario? -Pus dile que como sabían que ibas á ser republicano te tomaron ojeriza los de iglesia ¡y t haií borrao la fe de bautismo! V. CASTRO L E S De nuestr Coucttrao. Ive a: Martín de Aycrbec