Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Conociendo la sinceridad de mi amiga, no vacilo en creer que cuanto me dijo era exacto y me apresuro á recomendar á mis simpáticas lectoras que vivan al aire libre y no abandonen el ejercicio diario, con lo cual perpetuarán los encantos de su juventud, en v e z d e marchitarla antes de tiempo, c o m o sucede siempre q u e se pretende remediar 1 o s estragos del tiempo por medio de esmaltes y tinturas, que si al principio embellecen, c o n c l u y e n por destruir. DE TIENDAS i ace tiempo que vengo observando q u e se abusa verdaderamente de 1 a palabra higiene todo el mundo la invoca y casi ninguno 1 a pone en práctica. Realmente, ésta es una d e l a s preocupaciones más grandes de nuestra época. Comprobado que las dolencias que sufre la humanidad provienen en gran parte de su falta de cuidado, 1 a higiene ha venido á resultar algo indispensable para la vida. Tanto, que ya hay eminentes doctores y tratadistas que juzgan excesivas las prescripciones de esa ciencia. batistas, al cabo de dos ó tres semanas de encerrar laá prendas íntimas de vestir, recién planchadas, se convierte en agencia de toda clase de enfermedades. Para evitar esta catástrofe, los americanos h a n ideado cubrir el interior de los armarios con lunas biseI a d a s, que de vez en cuando se limpian con una esponja, empapada en agua con algún desinfectante. Si por este medio tan sencillo puede asegurarse la salud, bien vals la pena de pensar en ir cubriendo de cristal nuestros armarios. En previsión de que las lunas se rompan al chocar con algún objeto de madera ó metal, convendría poner sobre cada tabla una tapetita d e piqué, festoneada y bordeada de encaje. T) ucsto que hablamoi de cristal, nos ocuparemos de los juegos de lavabo que están haciendo furor, y que, en realidad, son preciosos. Se componen de jofaina, jarro, jabonera, cepillera, enjuague y el cacharro para las esponjas. Todo ello de cristal tallado, encajado en u n a armadura de plata lisa, sumamente sencilla. Un aro liso en la base, con dos barritas que sujetan un borde de centímetro y medio d c ancho, donde encaja el cristal, de modo q u e s e destornilla nuiy fácilmente para limpiarlo con comodidad. Pero, lo repito, la higiene es una de las mayores preocupaciones de nuestro tiempo. S o b r e todo, de palabra. Porque se practica menos de lo que se dice en casi todos los pueblos, exceptuando p 1 pisa- de últi (si es cierto lo que los ma ni o d a es muy periódicos d c N u e v a sencillo y lionito. ConsisYork afirman) á los norte en un edazo de cristeamericanos. tal sin tallar, c o n una Después d e u n conpequeña abertura e n su cienzudo estudio h a n base para introducir un descubierto que los gérretrato, desde luego d c MUEBLES MODERNOS menes ó microbios de topersona á quien se mire Librería csecretalre de señora, estilo alemán das las enfermedades se contemporáneo. con gusto. Tiene la venesconden entre las rentaja sobre las fotografías hechas en el mismo crista! dijas de los armarios donde se guarda la ropa blanca. de poder cambiar el retrato sin necesidad de inutiliEl olor del jabón los propaga; de modo que un muezar el pisa- papeles. ble bonito, al parecer, destinado á guardar encajes y