Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN MONUMENTO A COQUELIN EN PONT- AUX- DAMES p o c o s países tendrán como Francia una admiración tan sincera y un carmo tan grande á sus artistas. Los aplaude con entusiasmo, los paga espléndidamente y los defiende contra las censuras extrañas mientras viven, y cuando mueren recuerda su nombre con orgullo y rinde piadoso culto á su memoria. Coquelin era, como es sabido, uno de s u s artistas predilectos. En la Comedia Francesa causaba las delicias del público en la interpretación de los personajes clásicos; cuando creó el Cyrano fué considerado como insubstituible representante de aquella gran figura eminentemente nacional, y su muerte, ocurrida en vísperas de su a n s i a d a creación de Chantecler, produjo general sentimiento. No sólo como artista gozaba Constant Coquelin de grandes prestigios: su nombre había conquistado también el respeto de sus conciudadanos por la fundación de la Maison des Comédiens el admirable retiro de Pont- aux- Dames instituído por el insigne actor para SUS compañeros de arte que al fin de la carrera se encuentran viejos y sin fortuna. Esta obra de filantropía, digna de ser imitada en todas partes, era la creación que a Coquelin enorgullecía sobre todas las que tejieron su corona artística. Y allí, en el simpático asilo de Pont- aux- Dames, en el jardín amable y soleado, consuelo de los pobres náufragos de la vida y del arte, se alza la estatua de Coquelin, obra del escultor Mercier, que acaba de inaugurarse solemnemente. Al acto asisitió una gran concurrencia, compuesta en su mayoría de actores y literatos, y en él usaron de la palabra para enaltecer al artista y al hombre inmortalizado en el bronce el alcalde, el presidente de la Sociedad de Actores, el vicepresidente de la de Autores y Mounet- Sully, decano de la Comedia Francesa. Constant Coquelin aparece en el monumento del artista en la figura y con el traje del popular Scapin, de Moliere, que fué uno de sus t pos favoritos. Mounet- Sully leyendo su discurso. El público rodeando el monumento á Coauelin en el acto de la Inauguración. Fots. Hutin.