Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IPS TOROS NOTAS TAURINAS HISTORIAS NOVELESCAS laro es que al decir un torero ar tista no nos proponemos incurrir en una redundancia, sino que nos referimos á un lidiador que, además del arte de torear, sentía y practica- UN TORERO ARTÍ STA aquél quería enseñarle las maravillas que el Rsal Sitio encierra. Abandonaban la Casa del Labrador comentando los valiosos objetos oue en ella cjásten, y cuando salían de una calle de álamos para internarse en el pueblo, llegaron á sus oídos los inspirados acordes de una composición musical, magistralmente tocada a 1 ñor habilidad, una sinfonía de íTozart, y ambos forasteros sintieron curiosidad de saber quién fuere e! que de modo tan perfecto dominaba el arte de la música. Llamaron á la puerta de la casa; salió á abrir una mujer gruesa, colorada, simpática, y se apresuraron á preguntarla. f í. bí otro más delicado, más puro, más exauisito. Sucedió que cierto día de primavera, hace ya bastantes años, trasladáronse á Áranjuez un prestigioso escritor taurino y un su amigo extranjero (alemán por más señas) á quien piano. Paráronse á oir aquello, que era una melodía de Schubert, y cuando el incógnito ejecutante hubo acabado, exclamó el extranjero: -i Nunca he oído interpretar con tanto arte esa melodía! El pianista tocó luego, con no me- Ella, en vez de contestar directamente, dio- una yoz llamando al pianista ¡Ángel! Y á poco s, e presentó ante los curiosos viajeros un hombre alto, delgado, de facciones finas y regulares, ojos azules y... coleta de torero.