Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ivífj M- mfm ER ímismñ Üi t PAGINAS FEMENINAS CRÓNICA DE PARÍS MIÉHCOLES I a DE ÍB IL reo firmemente que el amor á los cambios constantes de moda y el loco afán de buscar novedades, ha perturbado por completo el sentido artístico y el buen gusto. Ahora parece que va á ser inevitable el cambio de silhonette. Espero que el nuevo proyecto tenga tan poca fortuna como la jtipe culotte; sobre odo, entre mis simpáticas lectoras. Quizá en Inglaterra ó en Alemania sea bien recibido; pero la mujer española lo rechazará seguramente. Se trata de abohr el corsé, substituyéndolo con u? senci lo maillot de seda, sujeto en los hombros con tirantes, del cual penden cuatro pares de ligas. Las mujeres tnuy delgadas se acomoaarán sin dificultad á esta innovación, y hasta verán con gusto desaparecer la coraza que hoy las molesta; pero es preciso ser excesivamente delgada. P a r a las que su esbeltez no resista tanta naturalidad, hay la faja de caucho, que oprime sin marcar el talle, puesto que lo esencial es abolir las cinturas Aquellas cinturitas inverosímiles, por las cuales nuestras madres sufrieron verdaderos suplicios, han pasado de moda. Me figuro que de este cambio tan brusco saldrá la modificación del corsé recto, que tantos detractores ha tenido, y que hoy proclaman todas, sin excepción, como la ultima palabra de lo cómodo. A las guimpes que llevábamos el verano último hay que añadir este año petites basques de muselina fruncida, con objeto de quitarles transparencia y hacerlas menos plates. ¿Será éste el primer paso hacia el vertugadin? Todo se puede esperar en esta época de absurdas fantasías. E n fin, lo más estupendo es el afán de lo natural. El sublime Botticelli, si resucitase y diese una vuelta por París, reconocería sus modelos. O t r a de las sorpresas que nos preparaba la moda era la creación de un modelo en completa oposición con las ideas que, desgraciadamente, imperan aquí. Se trata de un traje talar en forma de sotana. Se hace de satín drapé, abrochado de arriba á abajo con pequeños botones; una trencilla ancha de seda lo completa, rodeando el talle, anudada sin lazo en el lado izquierdo. Al lado de este modelo he visto otro, que no sé cómo cahficar. Me refiero al uniforme de húsar. Su creador le reproduce con vraie jupe. Esta pod r á s e r encarnada ó azul, según el grado de excentricidad de la cliente; la chaquetilla azul cubierta de cordones blancos, es muy mona... como un travestissement original. ¿Será intransigente pensar que la humanidad está medio loca... N o se me figura que caritativamente es el único calificativo que les conviene. Las pieles y las flores siguen estrechamente unidas. U n sombrero de crin gris con chinchilla y violetas, es de un chic extraordinario, y otro negro con skung y rosas, puede competir con el primero. Estas combinaciones carecen de lógica; p e r o i l menos son bonitas, y no convierten á la mujer en máscara. CONDESA D A R M O N V I L L E UN N U E V O O F I C I O PARA LA M U J E R 1 a mujer inglesa, hasta ahora, es la que reúne co nocimientos más extensos en toda clase de materias. De niña se la somete á un plan de estudios muy profundo; después, aunque no tenga aficiones artísticas, aprende á cantar, á tocar el piano, y casi todas, poco ó mucho, pintan. Desde luego, la que no tiene condiciones, porque el artista nace, pero no se hace, no pasa de medianía; pero sabe lo suficiente para apreciar lo bueno y no confundirlo con lo malo, no viéndose nunca precisada á decir: De eso no entiendo nada. En los sports alcanzan un grado máximo de superioridad sobre los demás países, y, sobre todo, á lo que prestan especial atención es á la botánica. En Inglaterra las muchachitas conocen todo género de plantas y la manera de cultivarlas. Recuerdo las amarguras que me hizo pasar una distinguida subdita de jorge V el dia que visitamos los jardines de Aranjuez. Quería saber el nombre español de cuantas flores y plantas encontrábamos al paso, y yo creo que sólo conocía las rosas, y para eso sin clasificarlas. Fué un día horrible, que me decidió á comprar el mejor tratado de botánica que encontré y á estudiarlo con admirable perseverancia. La dirección de jardines y parques particulares suele estar encomendada á señoritas, que con verdadero sentido artístico cuidan de que la vista desde las cuatro fachadas de la casa sea bonita, procurando que los árboles del primer término no oculten el segundo, y si, por el contrario, hay algún sitio que estropee el conjunto por su falta de belleza, allí plantan grandes macizos y árboles corpulentos. La profesión de chauffeur ha venido á aumentar las muchas profesiones á que la mujer inglesa puede dedicarse. Tiene muchos contratiempos que arrostrar pero ellas dicen que la que no- tiene energía para acometer de frente arriesgadas empresas, debe perder la esperanza de obtener su independencia. En los hoteles hay chauffeurs de ambos sexos, y los clientes prefieren los automóviles guiados por mujeres. Parece ser que hasta ahora no se ha registrado ningún accidente ocasionado por los coches que manejan manos femeninas. Es un triunfo para nosotras; pero Dios quiera que aquí no encuentre eco, porque nuestro temperamento impresionable carece de la serenidad y sangre fría indispensables para desempeñar con éxito dicha profesión. Soy de la opinión de los que creen que la mujer en España no tiene medios de trabajar, y deploro que no se le dulcifique el camino, abriendo ante ella nuevos horizontes, tomando por base la instrucción general, sin limitarla á una sola materia, para que tenga en sí misma diferentes recursos; pero creo también que no debe salirse de su condición de mujer, porque