Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HUEVOS ÜEPASCUA n muchos sitios existe la costumbre de enviarse los amigos, p o r esta época del año, huevos pintados, decorados ó arreglados en cualquier forma grotesca, que se llaman huevos de Pascua Este es un pretexto como o t r o cualquiera para dar bromas y lucir el ingenio. Y hasta el comercio aprovecha la ocasión para laiizar una nueva mercancía, vendiendo huevos que re- presentan figuras más ó menos conocidas, ó que imitan diferentes artefactos. Esta es la costumbre, pero claro está que en todo tiempo se puede hacer lo mismo. Y algo de eso vamos á explicar aquí á los- lectores de GENTE MENUDA, para que se diviertan un poco si quieren divertirse. Decimos huevos y sería más exacto decir cascaras de huevos pues sólo se aprovechan l a s cascaras para t a l e s diversiones. Cuando es preciso utilizarla entera, para que el huevo de pega conserve la forma natural, se extraen primero la clara y la yema por un aguje- E rito hecho con cuidado, que después hay que tapar c o n cera. La primera figura representa una graciosa jardinera de suspensión. Se toma más de medio huevo, se le baña ekteriormente con la clara y luego se le apSica con algodón un poco de purpurina, para dejarlo b i e n dorado. Péguensele los hilos con lacre, para colgarlo, y póngasele, también con lacre, una borlita en la parte baja, más ó menos caprichosa, i Ya tenemos hecha la jardinera... Ahora, para que nada le falte, pongamos dentro un algodón empapado en agua, y en él unos guisantes, unas lentejas ó un poco d e alpiste, que germinando prontamente cubrirán la jardinera de verdura. La segunda figura no necesita explicación. C o n pintar una cara grotesca en un huevo, ya puede haber entretenimiento y diversión. La tercera es un juego de habilidad, que consiste en hacer andar por un plato medio huevo. Para ello basta con dejar caer en el plato una gota de agua, poniendo en segui- da la cascara encima. Gírese el plato con rapidez, que el huevo seguirá los movimientos. La cuarta es una canoa automóvil nada menos... Se le echa agua al huevo, hasta casi llenarle, y se le coloca sobre un trípode de alambre en una pequeña lata d e sardinas. E n el agujerito se le pone una paja- tapándole alrededor R íM m con lacre doblada hacia abajo, y debajo del trípode un algodón mojado en alcohol. Ya construida 1 a canoa automóvil, no hay más que utilizarla. Métase en una artesa, en un bar r e ñ o, en un estanque, donde buenamente se pueda, y enciéndase el algodón con una cerilla. Pronto se pondrá el agua en ebullición y el vapor que sale por la pajita impulsará la canoa haciéndola andar por lá superficie del agua. La quinta figura se refiere á algo conocido. Póngase un huevo crudo, con yema y clara, en vinagre, y después de un rato quedará como gelatina y se le podrá haéer pasar por un arito ó meter en una botella o en cualquier otro recipiente donde pareciera irr! po. sibleHÍhtro, ducirle. Otras muchas cosas piieden hacerse con los mismos elementos, pero basta con las explicadas. 125- -124-