Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Córtese per esta raya. LA CONFIANZA UN PENSAMIENTO AffOVT. M A D R I D 1 6 DJEJ A B R U j D E 1911 líUM. 16. 1 a confianza es la madre del en tusiasmo. Y ya sabemos que ef entusiasmo es indispensable para lograr la victoria. Quien se lanza á la lucha sin tener confianza en s u s fuerzas ó desconfiando de quien, le dirige, puede decirse que e tá perdido de antcmanc) S c cuenta u n a anécdota, muy curiosa, d e 1 Gran Capitán; que puede aplicarse al caso. A poco de comenzar üha batalla vio Gonzalo de Córdoba arder uno de sus depósitos de pólvora, incendiado por el plomo enejpigo. Y dijo en seguida á sus solíla- dos; -i Hijos míos, i a victoria e s puestrai. Elcieíoirnos anuncia dfe este incídó qíJé no necesitamos usar nuestro! cañorie Lá. confiarizá del general ganó el cprazoníde Sus tropas, y, efectiyamente; fué suya la victoria, UN CONSEJO ü s del Rey de Prüsia, Federi co II, a quién s e llamó él Grande. Y, dice asi: Más vale ser atrevido que demasiado circunspecto, porque l a fortuna repelé siempre á los cobardes. ÍPor eso suele declararse por los jóvenes: porque son. más emprendedores que los viejos. JEROGLIFICO R E M J T i D O POR JOSÉ MARÍA ALBERICH Ceguram ente, tendréis en c a s a una baraja para jugar á la brisca, para hacer solitarios, ó para fabricar castillos. Y, cóiiío es natural, de tanto atidar con ella estarán sucias todas las cartas, lo cual es muy desagradable. Claro es que lo mejor es comprar otra baraja; pero parece á veces como quexda lástima retirar del servicio á i á que está nueva, salvo en lo referente á su color. Bueno, pues podéis limpiarla y dejarla ntiéyecita con sólo frotar las cartas con ün trapito empapado en aceite alcanforado. La solución eñ el número próximo. SOLUCIÓN. A LA FRASE HECHA DEL NÚMERO ANTERIOR EL PEREGRINO CONCLUSIÓN ARMA AL BRAZO ban en las necesidades de la vida. Sólo se conocía una enfermedad, la que precedía á la muerte, por cuya razón el desdichado que se ponía malo sufría las torturáis del reo en capilla, aguardando el terri ble momento. Poseídos de un espanto insuperable, siempre temiendo- -121- -128