Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
el. cucurucno. Para ello la niña vendada se ha de colocar á cierta distancia y andar después para dar el golpe cuando le parezca. Los golTje. s que da en el airq excitan la risa délas otras niñas, y en esto consiste la diversión. Si á las tres veces ño acierta, se quita el pañuelo y cede su puesto á otra niña, terminando el juego cuando, á fuerza de golpes, se rompe el cucurucho y caen al suelo los dulces, que se reparten entre las jugadoras. A veces, cuando se quiere aumentar la broma, se llena el cucurucho de serrín, y ese es el regalito que se reparte ainistosamente. El juego de las tijeras es muy parecido, y también de bastante diversión. Se cuelga un medallón, un anillo ó cualquier otra cosa que pese, algo en la punta de un hilo muy largo. Después hay qué ir con los ojos vendados á ver si se corta el hilo de un tijeretazo. Conviene que las tijeras sean grandes, y de punta roma sobre todo, para evitar un pinchazo por un descuido. Jugad un, ratito ¡ú cucurucho y á las tijeras y ya veréis como os divertís mucho. DOS JUEGOS DE NIÑAS I os dos juegos que vamos á explicar son de los más, sencillos del mundo; pero no por eso dejan de ser muy divertidos. Tampoco son nuevos, y precisamente porque se juegan desde hace mucho tiempo se comprenderá lo. que entretienen. El juego llamado del cucurucho es muy á propósito para jugarlo en casa, en las tardes de lluvia ó de reclusión forzosa; el otro, que puede llamarse de las tijeras, parece que invita á ser jugado al aire libre. Pero ya se comprenderá que uno y otro pueden jugarse en casa ó en el campo. También conviene advertir que aunque estos fuegos son propios para niñas, también pueden jugarlos niñas y nifios ó niños solos. Para jugar el primer s llena de- dulces un cucurucho de papel y m ata por su parte superior, colgándole luego al través de una puerta abierta de par en par. Las niñas que juegan van por su turno, con l s ojos vendados y un bastón en la mano, á ver si aciertan á dar én -116. -m